Save The Children pide que no se recurra solo a radiografías para determinar la edad de los menores del Aquarius

Espera que se les aplique un "procedimiento especial" que marque un cambio en el sistema de recepción de los MENAS

Save The Children pide que no se recurra solo a radiografías para determinar la edad de los menores del Aquarius
13 de junio de 2018 KENNY KARPOV/MSF/SOS MEDITERRANEE

MADRID, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La ONG Save The Children ha enviado una carta al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en la que explica las medidas que considera necesario tomar en la recepción en el puerto de Valencia de los 123 menores no acompañados del barco Aquarius, entre las que recomienda que, a la hora de determinar la edad, "se presuma la minoría de edad", se dé valor a la documentación que portan y no solo se tenga en cuenta la radiografía ósea del brazo, que "no es fiable", sino un examen de la madurez psicológica.

"Las pruebas óseas de determinación de la edad son muy poco fiables. Lo primero es la presunción de minoría de edad, que va unida a unos derechos especiales; lo segundo, si tienen documentos de identidad de su país, que se tengan en cuenta; y lo tercero, que no sean solo las radiografías las que determinen la edad, sino que haya una determinación más holística, que haya una valoración de la madurez psicológica", ha indicado el director general de Save The Children, Andrés Conde, en declaraciones a Europa Press.

Conde ha indicado que este martes 12 de junio, la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, convocó a todas las ONG para coordinar el dispositivo de recepción y acogida de los migrantes que se encuentran de camino a España y en dicha reunión, Save The Children puso sus recursos humanos, económicos y su experiencia a disposición de la Generalitat Valenciana.

Asimismo, han escrito al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicando las medidas que deberían tomarse. Para el director de Save The Children, el primer paso del protocolo de recepción de los menores del Aquarius debe ser "la supervisión de su estado salud física y emocional" y, lo segundo, "informarles, en una lengua que entiendan, de cuál es su situación administrativa y cuál es el proceso que van a vivir".

En cuanto al proceso de determinación de la edad de los 123 menores no acompañados a bordo del Aquarius, Conde pide que se "presuponga" su minoría de edad y se "prioricen" los documentos identificativos que porten, unos papeles que habitualmente no se tienen en cuenta, según precisa.

En todo caso, pide que si se tiene que hacer una prueba de determinación de la edad, esta no consista solo en una radiografía del brazo sino en un análisis "holístico", es decir, que se detecte la edad no solo a través de una radiografía del brazo, como se hace habitualmente, sino también por medio de pruebas de madurez psicológica.

"Hay que tener cuidado porque si se da por mayor de edad a un niño le colocamos en una situación de alto riesgo de explotación y de violencia", ha advertido Conde.

Después de esta primera evaluación, según añade, los menores tendrán que ser derivados a recursos de acogida de la Comunidad Valenciana que "no estén masificados", y dependiendo de su edad, se les deberá ofrecer "un proyecto individualizado de carácter educativo" y habrá de regularizarse su situación administrativa "lo más rápido posible". También puntualiza que la mejor solución serían las familias de acogida.

"LOS NIÑOS NO SON TRATADOS COMO NIÑOS"

Conde considera que en España, existe "un problema muy grave" en relación a la forma en que se está respondiendo a la realidad de los menores migrantes no acompañados que llegan a las costas. "Hay que cambiarla por completo, los niños no son tratados como niños sino como migrantes. Desde la entrada se están vulnerando sus derechos sino como migrantes, y se les está condenando a la huida del sistema o de la exclusión social", ha lamentado.

Por ello, el director de Save The Children espera que el caso de estos 123 menores del Aquarius "sirva para plantear una fórmula de recepción y acogida diferente", provoque "una reflexión en profundidad sobre cómo el sistema está fallando" y comiencen a aplicarse "procedimientos especiales". Según recuerda, citando los últimos datos correspondientes a 2017, en España hay más de 6.000 menores extranjeros no acompañados tutelados, un 60 por ciento más que el año anterior, por lo que indica que se trata de un fenómeno creciente.

Últimas noticias