La Mesa de la Hospitalidad, con el apoyo de Osoro, pide a parroquias espacios para acoger a refugiados en Madrid

16 de abril de 2018

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Mesa de la Hospitalidad, una entidad constituida en el año 2015 por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, para animar y coordinar el servicio a las personas desplazadas forzosamente, pide la colaboración de parroquias, congregaciones religiosas, movimientos, familias para que ofrezcan pisos vacíos y acompañen a los refugiados, migrantes y solicitantes de asilo que llegan a España.

"Os ruego que prestéis la mayor atención a las iniciativas de la Mesa por la Hospitalidad para elevar el listón de nuestra respuesta como Iglesia ante la movilidad forzosa, y articular la acogida de la mejor manera posible, con calidad y calidez", subraya el cardenal Osoro en una carta enviada a las distintas realidades eclesiales de la diócesis de Madrid.

Aunque la Mesa de la Hospitalidad constata que los refugiados que iban a llegar, procedentes fundamentalmente de Siria, "no han llegado" porque "ni el Gobierno de España ni los del resto de países de la UE han cumplido su cupo comprometido", advierte de que sí están llegando "por la frontera sur y desde otros lugares (por ejemplo, Venezuela) personas huyendo de la persecución y la hambruna", en muchos casos "peticionarias de asilo y, por tanto, con derecho a ser protegidas internacionalmente".

Además, el arzobispo relata en su carta que hace pocas semanas, en el marco de un encuentro con entidades que trabajan con migrantes y refugiados, pudo comprobar "la situación de extrema vulnerabilidad en que se encuentran estas personas que están llegando a la diócesis huyendo de la persecución o la falta de oportunidades"; quienes este invierno "quedaban a la intemperie y eran acogidas por hombres y mujeres de buena voluntad en sus propios domicilios".

La misiva va acompañada de un folleto de la Mesa de Hospitalidad en el que se recuerda que actualmente sigue en pie la oferta de la Iglesia de poner en marcha "un corredor humanitario" para facilitar la llegada de los refugiados más vulnerables y, sobre todo, se apuesta por "acoger, proteger, promover e integrar a las personas forzosamente desplazadas", como pide el Papa Francisco.

En concreto, la Mesa solicita: espacios para acoger e integrar personas refugiadas, como parroquias que ofrezcan pisos y personas que acompañen, comunidades religiosas que convivan con ellos, familias de acogida o voluntarios que sepan francés, inglés o árabe; pisos y locales vacíos que puedan ser habitados; y ayudas económicas.

A cambio, la Mesa por la Hospitalidad ofrece: formación y acompañamiento de los voluntarios; coordinación con las entidades de hospitalidad; información de los pasos que se van dando y de las personas atendidas; y recursos y eventos para la incidencia político-social.

Últimas noticias