20 de enero de 2020
6 de abril de 2010

Expertos obtienen pienso de insectos como alimento acuícola alternativo a las harinas de pescado

ALMERÍA/GRANADA, 6 Abr. (EUROPA PRESS) -

El grupo 'Ecología acuática y acuicultura' de la Universidad de Almería (UAL), en colaboración con expertos de la Universidad de Granada (UGR) y personal de Instituto Español de Oceanografía valorará harinas procedentes de insectos como alternativa a las harinas de pescado que se utilizan en acuicultura.

Los investigadores persiguen evaluar así la viabilidad de esta nueva fuente de proteínas, "ya que el agotamiento de las fuentes alimenticias actuales supondrán un factor limitante para la industria acuícola del futuro", según indicó Andalucía Innova en una nota.

De este modo, los investigadores proponen piensos basados en insectos, que no suponen una competencia con fuentes de alimentos para el ser humano, y porque pueden adecuarse a la fisiología digestiva de los peces con "facilidad" dada su procedencia animal.

Este proyecto de excelencia, financiado con 98.055 euros por la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, evaluará la eficacia de estos piensos en ensayos de alimentación 'in vivo' con peces, valorando tanto la cantidad como la calidad del producto y, por último, el balance económico del uso de estas harinas de insectos.

Los investigadores evaluarán varias especies habituales en la cría de mascotas exóticas como son ejemplares de gusanos, grillos y saltamontes ('Tenebrio molitor', 'Zophoba morio', 'Achetra domestica') por su facilidad de adquisición en el mercado. Asimismo, utilizarán la larva de un lepidóptero ('Plodia interpunctella'), con la colaboración con la empresa Insectos.med de El Ejido (Almería).

"La idea es que estas harinas basadas en insectos no sean sólo nutritivas sino que también sean apetecibles para los peces", explicó uno de los investigadores de la UAL que participan en el proyecto, Fernando García Barroso.

Con estos insectos, los expertos contrastarán la respuesta en dos especies acuícolas diferentes en cuanto a su tipo de alimentación, así como a su capacidad digestiva y metabólica de utilizar los nutrientes. En concreto, han seleccionado una especie cultivada tradicionalmente en el sur de España, la dorada ('Sparus aurata'), de alimentación carnívora y, por otra parte, la tilapia ('Oreochromis sp.'), una especie omnívora, que consume larvas de insectos en su hábitat natural.

"Hemos seleccionado la tilapia como especie representante de agua dulce y por el especial interés que hay en desarrollar su cultivo en Almería, además de su proyección mundial y elevada productividad", explicó la responsable del proyecto en la UAL, María José Sánchez-Muros.

El equipo investigador reconoció que actualmente las harinas de insectos no pueden competir en calidad con la harina de pescado, aunque advirtió de que abren nuevas vías de alimentación para la industria acuícola del futuro.