25 de mayo de 2019
7 de diciembre de 2008

Almería.- Tribunales.- Seis meses de prisión para un legionario que fracturó la mandíbula a otro durante unas maniobras

ALMERÍA, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial ha condenado a seis meses de prisión a un soldado de la Brigada de la Legión (Brileg) con sede en la base 'Álvarez de Sotomayor' de Viator (Almería) por agredir durante la prácticas de unas maniobras en Campo de San Gregorio (Zaragoza) a un compañero, al que fracturó la mandíbula durante una riña en relación al reparto de trabajo.

La sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, impone al procesado el pago de 3.600 euros en concepto de indemnización por las lesiones inflingidas a la víctima, quien precisó tratamiento quirúrgico y hospitalización durante ocho días, tras lo cual no estuvo, sin embargo, incapacitado para sus ocupaciones habituales.

El tribunal estima la práctica de la prueba testifical y pericial suficiente para enervar la presunción de inocencia del legionario, máxime cuando tilda de "peculiar" la explicación exculpatoria dada ante la sala, ante la que alegó que las lesiones se las había causado la víctima "al golpearse con el tubo de un obús".

Del informe forense se desprende, según ahonda, que parece "evidente" que la versión "no se sostiene" en atención a la localización y entidad de las fracturas pasinfisiaria y de ángulo izquierdo de mandíbula que considera "compatibles" más bien con el relato formulado por el agraviado.

El fallo sustenta la condena, asimismo, en la ausencia de móviles de resentimiento, odio, venganza, o interés de cualquier clase, que pudiese debilitar la incriminación ya que se trababa de "compañeros" del mismo Grupo de Artillería de campaña de la Brileg.

Los hechos se remontan a octubre de 2004 cuando el acusado se encontraba participando en unas maniobras en el campo de San Gregorio, en Zaragoza. Durante el ejercicio, ambos iniciaron una disputa por el reparto de trabajo ya que estaban en desacuerdo sobre quien debía cambiar de sitio algunos de los proyectiles que estaban utilizando.

En el transcurso del incidente, el procesado reaccionó "de forma violenta" y pegó un fuerte puñetazo en la cara a la víctima, lo que le ocasionó fractura pasinfisaria y de ángulo izquierdo de mandíbula para cuya estabilización tuvo que pasar revisiones durante más de dos meses.