21 de abril de 2019
13 de abril de 2010

Juzgan hoy a una pediatra por la muerte en 1998 de un niño de seis años tras una operación

ALMERÍA, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 3 de Almería acoge hoy la vista oral contra una pediatra que se enfrenta una pena de dos años de prisión y otros tres años de inhabilitación por el fallecimiento en febrero de 1998 de un niño de seis años apenas 24 horas después de que fuese sometido en el hospital de Poniente de El Ejido a una intervención quirúrgica para extirparle las vegetaciones.

P.I., contra quien la Fiscalía no formuló acusación al apuntar el informe forense del Instituto de Medicina Legal (IML) que no hubo responsabilidad de la acusada, está imputada por la comisión de un presunto delito de imprudencia profesional con resultado de muerte, según informó a Europa Press el letrado de los padres del pequeño, Juan Marfil, quien precisó que no procedería en este caso aplicar la atenuante de dilaciones indebidas ya que la causa fue archivada en dos ocasiones antes de que la Audiencia Provincial apreciase "indicios de criminalidad" en el caso

El niño, tal y como consta en el escrito de la acusación particular, ingresó a primera hora de la mañana del 2 de febrero en el hospital de Poniente para ser sometido a la citada operación que transcurrió "correctamente" a la vista del informe elaborado por el equipo médico que participó.

Una vez salió del quirófano y mientras se encontraba en reanimación "donde llegó incluso a hablar con sus padres", consta "acreditado" que "vomitó en hasta nueve ocasiones sin que en ningún momento se le practicase una analítica bioquímica" mediante la que se hubiese detectado la "hiponatremia" --pérdida de sodio-- que derivó "finalmente en un edema cerebral irreversible", según sostiene el escrito redactado por Marfil.

Pese a que el estado del pequeño "fue empeorando" a lo largo del transcurso de la madrugada, durante la que la acusada "visitó en hasta dos ocasiones" al paciente, ésta "no ordenó que se hiciese ninguna prueba". A las 08,00 horas del día 3, después de que los "progenitores escucharan como una especie de ronquido", el niño "entró en coma", por lo que la pediatra dispuso que fuese derivado hasta el complejo hospitalario de Torrecárdenas, en la capital, donde falleció.

En la primera sesión del juicio, que dará comienzo a las 10,00 horas, está previsto, al margen de la declaración de la imputada, se practique la prueba pericial que contará con el testimonio de Enrique Villanueva y María Castellanos, académicos de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Andalucía Oriental, que emitieron un informe, que esgrime la acusación particular, en el que se apuntaba a la pérdida de sodio como causa del edema cerebral que causó la muerte al niño.

También está previsto que declaren dos forenses del Instituto de Medicina Legal (IML) de Almería, entre ellos el que "exoneró" de responsabilidad a la profesional acusada en un informe "que omitió", según Marfil, el dictamen sobre las causas del fallecimiento emitido por el organismo con sede en Granada. Para el próximo jueves, la sala ha fijado la segunda sesión de vista para la práctica de la prueba testifical y la documental.