19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 22 de junio de 2014

    Juzgan esta semana a un joven acusado de retener a su pareja en casa y golpearla con un cable

    ALMERÍA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Almería acoge esta semana la vista oral contra un joven de 25 años para quien el fiscal pide penas que suman cinco años y diez meses de prisión acusado de retener en el domicilio familiar durante un día a su compañera sentimental, a quien presuntamente habría sometido a malos tratos tanto físicos como psíquicos, llegando incluso a golpearle con un cable.

    El Ministerio Público imputa a J.C.C. la comisión de delitos de violencia habitual y detención ilegal, así como de una falta de lesiones, por lo que interesa, además de las penas de cárcel, el pago de dos meses de multa a razón de 12 euros al día y el pago de una indemnización de 300 euros. La vista oral, señalada en la Sección Tercera, se celebrará este jueves.

    Según indica en su escrito de calificación, al que tuvo acceso Europa Press, la pareja inició la convivencia en 2010 y, desde entonces, el procesado habría venido infligiendo a la mujer agresiones físicas que no se denunciaron y a "constantes menosprecios, insultos y humillaciones".

    En un momento de la relación, el 17 de noviembre de 2013, J.C.C. inició una discusión con la víctima y, tras esta, comenzó presuntamente a golpearla repetidamente "con un cable en las piernas y en los muslos" para después propinarle "puñetazos en el rostro y en el abdomen".

    El fiscal sostiene que, tras la pelea, le "impidió" que pudiese abandonar el domicilio que ambos compartían hasta que ella pudo escapar al día siguiente en un descuido del acusado.

    La mujer sufre, según remarca, como consecuencia de la supuesta situación de maltrato sentimientos de culpabilidad, inseguridad, infravaloración, pérdida de autoestima, trastornos por ansiedad y del estado de ánimo, por lo que aconseja "su seguimiento y tratamiento psiquiátrico o psicológico".

    Durante la agresión que desencadenó la denuncia, sufrió contusiones en la cara, y escoriaciones por el cuerpo que precisaron primera asistencia facultativa y diez días para su curación.

    J.C.C., vecino de Berja y con antecedentes penales no computables en esta causa, se enfrenta a una pena de cinco años de cárcel como presunto autor de un delito de detención ilegal y a diez meses de prisión por un supuesto delito de violencia habitual.