16 de julio de 2019
  • Lunes, 15 de Julio
  • 26 de diciembre de 2014

    El obispo de Almería apela a los "principios morales" contra la corrupción

    El obispo de Almería apela a los "principios morales" contra la corrupción
    EUROPA PRESS/ODISUR

    ALMERÍA, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

    El obispo de Almería, Adolfo González Montes, ha señalado que "la corrupción no tendrá solución mientras las personas que forman la sociedad no sean honradas y se gobiernen por principios morales que tengan por fundamento la dignidad de la persona humana y su destino trascendente".

    Así lo ha trasladado el prelado en su mensaje de Navidad, en el que ha hecho referencia a la necesidad de que los cargos públicos sean ejemplo para los ciudadanos. "La sociedad confiará plenamente en los responsables de la vida pública si percibe su entrega a la vigilancia y promoción del bien común, excluyendo de su actuación privada y pública egoísmos y sectarismos que dividen y tensan la vida social", ha añadido el obispo.

    En esta línea, González Montes ha señalado que resulta "moralmente reprobable" el que se ofrezca una "negativa sistemática" a "buscar acuerdos beneficiosos para todos" o que se recurra a la "descalificación por principio del adversario" y a su "permanente reprobación" como una forma para alcanzar "la propia promoción y afianzamiento".

    "Del mismo modo quienes buscan salvar sus propios intereses a costa del bien común, amenazan la paz pública y dejan de ser solidarios de las necesidades y urgencias de los demás, olvidando que sin solidaridad tampoco ellos saldrán adelante", ha añadido el obispo, quien apela a "esfuerzo común" y "sacrificio compartido".

    Con esto, el también presidente de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe ha incidido en que "siempre es posible un acuerdo sobre principios morales fundamentales" aunque "respetarlos lleva consigo que no sean percibidos como meramente convencionales o discrecionales, fruto más del acuerdo político que del reconocimiento de su carácter inviolable" puesto que "los derechos fundamentales de las personas emergen del derecho natural que se funda en la dignidad de la persona humana, dotada de conciencia moral y capaz de actos responsables".

    En su mensaje navideño, el obispo ha recordado también los "sufrimientos incontables para los cristianos del Oriente cercano" en un año en que "el fundamentalismo islámico ha causado innumerables víctimas de personas inocentes violando sus derechos fundamentales".

    "Las pretensiones totalitarias, amparadas en una concepción falsa y blasfema de la religión ofenden a Dios misericordioso y perjudican gravemente la fe de los musulmanes. Con el Santo Padre Francisco nos sentimos unidos a los cristianos orientales y a los cristianos de grandes mayorías o poblaciones de musulmanes en los que sufren una verdadera discriminación y persecución religiosa y les ofrecemos nuestra fraterna solidaridad y oración", ha manifestado.