18 de marzo de 2019
30 de enero de 2010

Tribunales.- Condenado a cuatro años de prisión un joven que tenía un punto de venta de drogas en El Quemadero

ALMERÍA, 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia Provincial de Almería ha condenado a un joven de 24 años de edad, vecino de la capital cuya identidad se corresponde con las sigas S.P.P a cuatro años de prisión y una multa de 3.000 euros como autor de un delito contra la salud pública después de que se desarticulara un punto de venta de drogas que regentaba en la zona de El Quemadero de la capital.

Según señala la sentencia dictada por la Sección Primera a la que tuvo acceso Europa Press, el joven, que convivía con una mujer a la que también se le atribuyeron los mismos cargos y que finalmente fue absuelta "al no poder demostrar su participación en los hechos", traficaba con diversos tipos de estupefacientes entre los que se hallaron marihuana, cocaína y heroína.

De esta forma, según indican los hechos probados, 'El momia' --apodo que recibía el acusado-- para el que su defensa solicitó subsidiariamente dos años y seis meses de prisión al estar en prisión provisional hasta la celebración del juicio, en el momento de entrada y registro de la vivienda se encontraba en posesión de un bolso que contenía 3,8 gramos de cannabis, 1,92 gramos de resina de cannabis y un comprimido de metadona, además de 601 euros "provenientes del tráfico ilícito".

Además, también se encontraron en la vivienda 5,8 gramos de cocaína y heroína distribuidos en 41 papelinas, cuatro gramos de heroína de una pureza del 68 por ciento, tres gramos de heroína de una pureza del 11,79 por ciento y dos gramos de la misma sustancia de una pureza del 69,12 por ciento, todo ello con un valor acumulado de 1.812 euros.

El acusado, que reconoció ante en sala que "a veces vendía a sus amigos", no pudo dar una explicación "coherente" sobre el volumen de estupefacientes que manejaba, según consideró el tribunal, quien además se apoyó en la prueba testifical otorgada por los agentes quienes interrogaron a varias de las personas que salieron de casa del condenado y decían haber comprado la droga en este domicilio.