14 de octubre de 2019
19 de julio de 2014

TSJA alza suspensión de plazo para sentenciar del Algarrobico y pregunta a Junta si quiere nulidad

Da los últimos pasos antes de resolver sobre la legalidad de la licencia tras el juicio celebrado en enero

ALMERÍA, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha levantado la suspensión del plazo para dictar sentencia sobre la conformidad o no a derecho de la licencia municipal de obras concedida en 2003 por el Ayuntamiento de Carboneras (Almería) a Azata del Sol para la construcción del hotel en el paraje de El Algarrobico y ha emplazado a la Junta andaluza para que en un plazo de tres días diga si mantiene la petición de nulidad de la vista oral que se celebró en enero.

La Sección Tercera, presidida por el magistrado Rafael Toledano, recuerda que Salvemos Mojácar, promotor del incidente de nulidad, desistió y advierte a la Junta andaluza de que, en caso de que "sostenga de manera autónoma" su pretensión de anular las actuaciones y retrotraerlas a noviembre de 2013, esta se tramitará de "forma autónoma" y promovido "a su instancia".

La providencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, llega después de que, a finales de junio, la sala de recusación o sala del 77, que preside el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), Lorenzo del Río, decidiese que procedía desestimar la recusación de los tres magistrados de lo contencioso-administrativo que deben decidir sobre la licencia municipal de obras.

La Sección Tercera resuelve que ya se puede levantar la suspensión del plazo para dictar sentencia que se acordó el pasado 27 de marzo por imperativo del artículo 225 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y da así los últimos pasos antes de que se haga pública su resolución sobre si confirma o no la ilegalidad de la licencia que dictó en 2008 el juez Jesús Rivera.

Entre estos últimos pasos, requiere a la Junta de Andalucía para que, en tres días, se pronuncie de manera "clara e indubitada" sobre si mantiene su "pretensión" de nulidad de actuaciones expresada en dos escritos remitidos al Alto Tribunal en abril "pese al desestimiento de la parte que lo instó" y comunica que, de no hacer manifestación alguna el Gobierno andaluz, se resolverán "sin más los trámites de desestimiento de Salvemos Mojácar".

El incidente de nulidad al que se adhirió la Junta compartiendo argumentos hablaba de presuntas irregularidades en torno a la vista oral y hacía alusión al hecho de que el TSJA acordase el 6 de noviembre de 2013 designar como presidente y nuevo ponente al magistrado Rafael Toledano Cantero debido a la baja por enfermedad de la hasta entonces ponente, la magistrada María del Mar Jiménez Morera, y se acordase celebrar juicio sin que ninguna de las partes lo hubiese solicitado.

Señalaba que citada ponente se incorporó a su destino antes de la celebración del juicio, por lo que, según decían, debió de ser la juez María del Mar Jiménez Morera quien decidiera si se celebraba o no el juicio, y quien participase en él, en caso de celebrarse.

A la vista de esto, concluía que se habrían incumplido presuntamente las Normas de Sustitución de Magistrados y Reparto por las que re rige el TSJA y, además, que el juez ordinario en esa causa sería la citada ponente por lo que, a su juicio, se estaría "vulnerando" el artículo 24 de la Constitución "por privación del derecho fundamental al juez ordinario".

En el transcurso de la tramitación de este incidente de nulidad, la promotora del hotel Azata del Sol rechazó que se anulase la vista y pidió que se incorporase al procedimiento sobre la licencia la sentencia que en marzo declaró urbanizable el suelo al estimar que es "extraordinaria relevancia" y que, al incluir los terrenos en la zona D2 de la planimetría del parque natural de Cabo de Gata-Níjar, "vendría a confirmar la legalidad de los permisos otorgados en 2003 para la construcción del hotel".

Solicitó, asimismo, que se multase a Salvemos Mojácar y Ecologistas en Acción por "temeridad jurídica" al presentar un incidente de nulidad cuya desestimación es "fácilmente predecible" y que tenía como consecuencia "la demora innecesaria en la conclusión de un dilatado procedimiento como el que nos ocupa".

Por su parte, Ayuntamiento de Carboneras también se opone a que se anule la vista presidida por el magistrado Rafael Toledano porque la "irregularidad denunciada no se acredita, puntualiza, determina o vincula a ningún perjuicio", por lo que, según remarca, "la pretendida indefensión carece de relevancia constitucional".

LA JUNTA TAMBIÉN PIDIÓ LA RECUSACIÓN

La Junta de Andalucía también pidió la recusación, y por tanto, que se apartase del caso a los magistrados Rafael Toledado, Jorge Muñoz, y María R. Torres, y, en la misma línea expresada anteriormente, impugnó recientemente la decisión del magistrado Rafael Toledano de cambiar de sección los pleitos que dirimen la protección ambiental del paraje de El Algarrobico.

Solicitó, así, que siguiese entendiendo de estos la Sección Primera que, en 2012, declaró "espacio protegido no urbanizable" el suelo sobre el que se levanta el hotel de Azata del Sol al considerar "incuestionable" que se trata de una "alteración sobrevenida" de las normas de reparto que puede "incidir" en la "vulneración" del juez ordinario predeterminado por la ley y "sobre la independencia judicial".

Cabe recordar que los mismos jueces de la Sección Tercera autores de la sentencia de 25 de marzo en la que declaran urbanizable los sectores ST-1 y ST-2 del paraje del Algarrobico y los ubica al margen de la protección ambiental del parque natural de Cabo de Gata-Níjar, la primera que se pronuncia en este sentido, deben fallar sobre la adaptación de las Normas Subsidiarias (NNSS) a la Ley de Ordenación Urbana de Andalucía (LOUA) que en 2009 hizo el anterior equipo de gobierno de Carboneras, liderado por el socialista Cristóbal Fernández, y en la que se calificaba el suelo sobre el que se asienta el hotel como "urbanizable", así como el sector adyacente, donde se prevé un residencial con 250 viviendas.