16 de julio de 2019
  • Lunes, 15 de Julio
  • 22 de marzo de 2008

    Cádiz.- Sucesos.- El pesquero desaparecido tras ir a faenar a Canarias cargó combustible en Barbate el pasado día 11

    Guardia Civil investiga una denuncia de la familia que apunta a que ha podido ser un rapto y Salvamento inicia contactos con Marruecos

    CÁDIZ, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El barco pesquero 'Saulo', del que se desconoce su paradero y el de sus dos tripulantes desde que el pasado viernes día 14 partiese del puerto de Cádiz para faenar en las Islas Canarias, cargó sus depósitos de combustible el día 11 de marzo en la localidad gaditana de Barbate.

    Fuentes de Salvamento Marítimo consultadas por Europa Press revelaron que el momento del repostaje, antes de iniciar la travesía prevista, es la única noticia que han tenido del barco, ya que, si bien confirmaron su desaparición, aseguraron que en ningún momento se recibieron señales por radio baliza ni llamadas de socorro por parte de los pescadores, con lo que en principio se descartaría la hipótesis del hundimiento.

    Ante esta situación, Salvamento Marítimo está emitiendo periódicamente avisos radiofónicos en las zonas por las que debería haber pasado por si aparecen noticias que aclaren su situación, sin que por el momento existan respuestas de cualquier tipo. Además, las citadas fuentes explicaron que también se han puesto en contacto con las autoridades marítimas de Marruecos para pedirles que rastreen sus aguas, pero tampoco esta acción ha tenido una respuesta positiva.

    Una información publicada por el periódico isleño 'Canarias 7' recogida por Europa Press señalaba que la desesperación de la familia es es "especialmente extrema", ya que han llamado a los teléfonos de los dos navegantes sin que ellos contesten, excepto una única vez, en la que en el móvil de José Quevedo respondió un interlocutor que "hablaba en árabe".

    Por ello, Jennifer Quevedo, hija del dueño del pesquero, y el resto de su familia sospechan de que "los tienen retenidos" y, por este motivo, han presentado una denuncia ante la Guardia Civil, que se ya ha iniciado una investigación.

    José Quevedo, propietario y uno de los dos tripulantes del 'Saulo', compró hace poco el barco para faenar por el norte de Gran Canaria, hacia donde partió hace ya casi una semana. Desde entonces, su familia no ha vuelto a contactar con él, ni tampoco con Cristo Herrera, el marino contratado para hacer la travesía. El barco, de 10 metros de eslora y 3,6 metros de manga, salió dotado con dos motores de 580 caballos de gran valor.