21 de marzo de 2019
16 de abril de 2008

Cádiz.-Tribunales.- El abogado del marroquí abatido por un agente pide que se tenga en cuenta el vídeo de seguridad

ALGECIRAS (CÁDIZ), 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El abogado Ramón Cantera, encargado de la representación del marroquí Bilal Argaz, fallecido tras recibir el disparo de un agente de la Guardia Civil en el puerto de Algeciras (Cádiz), pidió hoy ante el titular del Juzgado de Instrucción número dos de Algeciras que se tenga en cuenta "la grabación de la cámara de seguridad existente en el puerto algecireño", donde ocurrieron los hechos.

Según explicó el letrado a Europa Press, los dos individuos que viajaban en el coche cuando se produjo el suceso --también de origen marroquí-- prestaron hoy declaración en el juzgado. Aunque los dos están en libertad, uno de ellos tiene retirado el pasaporte y tiene que acudir cada 15 días al juzgado.

Para la acusación particular, que solicita la calificación de homicidio para el caso, "la bala procede de un único agente, el imputado en la querella", por lo que entiende que se puede determinar "el presunto delito de homicidio". Asimismo, aseguró que ya está probado que "ninguno de los tres ocupantes del coche portaban armas y los agentes implicados en la persecución también confirman que no había armas".

Respecto a la declaración de hoy de sus dos clientes, indicó que "será clara, así lo pidió esta acusación", se trataba- dijo el abogado- de "explicar lo que ellos observaron". Una vez que se levantó el secreto del sumario, Cantera y sus clientes mantienen la versión de que los dos declarantes en el día de hoy "desconocen los motivos por los que Bilal Argaz no detuvo el coche cuando presuntamente se le daba el alto por parte del agente".

Además, añadió que "ellos intentaron hacerlo e incluso agarraron el freno de mano hasta en tres ocasiones". En este apartado, Cantera señaló que sus clientes "venían de hacer gestiones personales, y ellos dicen que no se les dio el alto, algo que van a mantener hoy ante su señoría".

En relación a la trayectoria de la bala y los informes de la autopsia, el letrado, dijo que "es evidente que se realizó por la espalda", subrayando además que "la bala impactó por el piloto trasero izquierdo, por lo tanto muy lejos de donde se preveía que había realizado el quinto disparo", ya que el agente dijo, en su día, que "era a la rueda trasera izquierda, hay bastante altura desde el impacto hasta ese punto".

Además, Cantera pidió al juez "una copia de seguridad de la cámara ubicada en la rotonda de cabotaje de seguridad", esa prueba la considera "clave" y "no dejará dudas de cómo sucedieron los hechos", afirmó.

A esta situación, hay que añadir las causas abiertas contra estos dos ciudadanos marroquíes por un presunto delito de resistencia a la autoridad. Sobre este tema el abogado señaló hoy que "hay diligencias previas en el Juzgado de Instrucción número tres por este tema y por un supuesto atentado a la autoridad, entendemos que esto no existe ya que el Guardia Civil no tuvo que tirarse al suelo ni nada por el estilo para evitar ser arrollado por el coche, ya que estaba parado" y puntualizó que "el vehículo pasó por el lado izquierdo no estaba delante".

"NO FUERON DISPAROS TEMERARIOS".

Por su parte, el letrado de la defensa, Antonio Barba, manifestó a Europa Press que "en las diligencias previas se confirma el argumento de defensa y es que los parámetros que siguió el agente en su actuación fueron los correctos". Acerca del número de disparos y los motivos por los que el agente los ejecutó, el abogado dijo que "se hicieron de forma preventiva, no fueron temerarios", ya que la pretensión del agente era "paralizar el vehículo, que hacía caso omiso a las peticiones de que se detuviese".

Barba confirmó que los agentes que estaban de servicio el día de los hechos y que también participaron en el dispositivo aseguraron que "no respetaron el alto, e incluso intentaron acometer contra un agente del Acceso Central".

Antes de entrar en sala, el letrado esperó que los testigos "confirmen lo que dijeron en las diligencias, es decir el coche hacía maniobras muy raras y ellos solicitaron al fallecido que parase el vehículo". Finalmente, añadió que, de momento, el agente sólo esta imputado y no acusado, pese a las peticiones de la acusación particular.