3 de diciembre de 2020
20 de abril de 2006

Cádiz.- Tribunales.- El ex alcalde de Chipiona declara que el 'Caso Sanlúcar' fue "una trama política"

CADIZ, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

El ex alcalde de Chipiona, Luis Mario Aparcero (actualmente de baja cautelar en el PSOE), declaró hoy durante su intervención en la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Cádiz como imputado del 'Caso Sanlúcar' que el hecho de que él estuviera sentado en el banquillo fue "una trama política de la oposición" del Ayuntamiento chipionero, concretamente "del PP".

Aparcero manifestó que al igual que el Ministerio Fiscal también se preguntaba cómo había llegado un documento con su firma y un sello de la Alcaldía de Chipiona hasta el edil del PP, Manuel Ramírez (denunciante de la supuesta trama de soborno para que no votara en la moción de censura montada contra el alcalde del PSOE del Ayuntamiento de Sanlúcar en octubre de 1999).

Según consta en los hechos, el documento en cuestión fue ofrecido por el ex secretario de Organización del PSOE en Sanlúcar, Rafael García Raposo, y por el ex alcalde sanluqueño, Agustín Cuevas (ex PSOE), como un contrato en blanco para que pudiera trabajar en el Ayuntamiento de Chipiona a cambio de no votar en la moción de censura que su partido, junto al PA, había montado contra Cuevas en el Ayuntamiento sanluqueño.

El ex dirigente chipionero no negó que el documento pudiera haber sido firmado por él, ya que como alcalde afirmó que firmaba muchas cosas y que había firmado alguna vez documentos en blanco. No obstante, aseguró que el documento no servía como contrato de trabajo, ya que los contratos requerían de más documentación y de más firmas.

El ex alcalde de Chipiona también negó la celebración en la mañana del lunes 18 de octubre (día antes de la moción de censura) de una reunión en el camping de Chipiona en la que según el Ministerio Fiscal estaban él, García Raposo, el ex alcalde de Sanlúcar y el edil del PP al que supuestamente quisieron sobornar.

En este sentido, aseguró que durante el tiempo en el que supuestamente se celebró esa reunión él estuvo circulando por las calles de Chipiona, visitando obras y desayunando en su casa. No obstante, indicó que no estuvo acompañado por nadie, aunque aseguró que hubo obreros que lo vieron.

"NO SABIA QUE EN POLITICA SE DABAN ESAS COSAS"

Otro de los imputados que pasó por el estrado en la tarde de hoy fue Fernando Moreno Rodríguez, el cuñado de García Raposo y dueño de la tienda 'Lumi cocinas', en la que se mantuvieron las reuniones con el edil del PP supuestamente sobornado.

El empresario defendió la teoría planteada por la mañana por su cuñado y por el ex alcalde sanluqueño, basada en que fue el edil del PP el que fue a buscarlo a él para que lo pusiera en contacto con su cuñado. Tras ratificar que sí se producían reuniones en la oficina de su negocio, indicó que la versión que tenía era que lo hacían para hablar de la moción de censura.

Asimismo, cuando el fiscal le preguntó si no le parecía extraño que el edil del PP le hubiera dicho que llamara a su cuñado para que le llevara una letra de cuatro millones de pesetas, Moreno Rodríguez, afirmó que a él no le tenía que parecer normal, además de asegurar que no sentía ninguna curiosidad por lo que estaba pasando.

En este sentido, también manifestó que no sabía para qué era la letra ni que "en política se daban esas cosas, que se podía comprar un voto".

En cuanto a los dos empresarios de la construcción que prestaron cinco millones de pesetas a García Raposo para que se los diera al edil del PP, ambos coincidieron en que dieron la citada cantidad de dinero porque el ex dirigente socialista les manifestó que le hacía falta en la tarde del sábado 17 de octubre para darlo de señal para la compra de una casa.