20 de febrero de 2020
30 de diciembre de 2019

Diez detenidos tras la desarticulación una organización dedicada al contrabando de tabaco en la Sierra de Cádiz

Diez detenidos tras la desarticulación una organización dedicada al contrabando de tabaco en la Sierra de Cádiz
Tabaco de contrabando incautado a una organización desmantelada en la Sierra de Cádiz - GUARDIA CIVIL

CÁDIZ, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Guardia Civil de Cádiz, en el marco de la operación 'Xanky', han detenido a los diez principales integrantes, todos ellos de nacionalidad española, de una organización criminal dedicada a la distribución de tabaco procedente del contrabando en la zona de la Sierra de Cádiz.

Según ha informado la Guardia Civil en una nota, los registros realizados en las provincias de Cádiz y Sevilla han dado como fruto la intervención de más de 125.000 cajetillas de tabaco sin precintos fiscales, casi 30.000 euros en efectivo, seis vehículos, diez kilos de marihuana, 18 teléfonos móviles y numerosa documentación relacionada con la actividad delictiva.

La investigación comenzó a principios de 2019, cuando la Guardia Civil tiene conocimiento de la reactivación de esta organización criminal. A raíz de este hecho, intensificaron las labores policiales de vigilancia sobre los componentes de esta organización, ya conocidos por su actividad ilícita de la misma naturaleza.

Fruto de esta investigación y de los operativos de vigilancia y control realizados por los agentes a modo preventivo en los últimos meses, estrecharon el cerco sobre los integrantes de la banda, llegando a identificar al resto, que adoptaban diferentes roles para hacer posible la actividad criminal, totalmente coordinada, encaminada a obtener suculentos beneficios económicos a partir de la introducción de tabaco ilegal en la serranía gaditana.

En la cúspide de esta organización se encontraba el jefe jerárquico, encargado de financiar la actividad, de buscar demandantes y organizar al resto de los grupos, uno de ellos responsables de adquirir el tabaco en origen y custodiarlo en grandes cantidades en almacenes primarios. Otro de los grupos era el responsable de trasladar el género prohibido hasta los Pueblos Blancos de la Sierra, utilizando para ellos vehículos lanzadera, e incluso, adoptando funciones de contraviligancia en las proximidades de los lugares de destino.

Además, un tercer grupo era el encargado de la custodia del tabaco en almacenes intermedios, ya en municipios de la comarca, mientras el último de los grupos se ocupaba de su distribución entre los diferentes puntos de venta, algunos de ellos establecimientos abiertos al público, mientras que otros se correspondían con domicilios particulares.

Además de los registros domiciliarios en distintas localidades de las provincias de Cádiz y Sevilla, se realizaron inspecciones administrativas en diversos comercios de varias poblaciones de la Sierra de Cádiz.