28 de enero de 2020
9 de diciembre de 2009

La Junta entrega al alcalde de San Fernando el proyecto de rehabilitación del Ayuntamiento

De Bernardo pide tiempo para presentar una fórmula de financiación que le permita aportar el 50 por ciento del precio de la obra

CÁDIZ, 9 Dic. (EUROPA PRESS) -

El director general de Vivienda y Arquitectura de la Junta de Andalucía, Rafael Pavón, y el delegado del Gobierno de la Junta en Cádiz, Gabriel Almagro, entregaron hoy al alcalde de San Fernando (Cádiz), Manuel de Bernardo (PA), el proyecto de rehabilitación del Ayuntamiento de la localidad.

Según explicó la Junta en un comunicado, el coste del proyecto asciende a casi 17 millones de euros, que serán financiados al 50 por ciento por ambas administraciones, dadas las características históricas y patrimoniales del edificio sobre el que se va a actuar.

En este sentido, indicó que el Consistorio isleño reconoció la dificultad que tiene para aportar la parte que le corresponde de la financiación, por lo que ha pedido un plazo de tiempo para presentar una fórmula de financiación que le permita cumplir con su compromiso.

"Por nuestra parte hemos cumplido", aseguró el director general de Vivienda, puesto que en el presupuesto de la Junta de Andalucía para 2010 "está la cantidad necesaria para comenzar las obras".

Respecto a la petición del Ayuntamiento de un plazo de tiempo para presentar una propuesta de financiación, Pavón dijo que "estamos a la espera", si bien insistió en que por parte de la Junta está "previsto y asegurado" el presupuesto que le corresponde.

La Junta de Andalucía y el Ayuntamiento isleño firmaron un convenio marco el 19 de diciembre de 2002 que posibilita tanto esta rehabilitación como las obras de consolidación ya realizadas, que finalizaron en julio de 2007 y supusieron una inversión de 744.000 euros.

EL PROYECTO DE REHABILITACIÓN

La intervención en el edificio se incluye en el Programa de Rehabilitación de Patrimonio Público de Interés Arquitectónico y contempla la demolición de las múltiples subdivisiones realizadas en la planta baja del histórico inmueble que habían originado una "compartimentación total y laberíntica".

También se eliminan la mayoría de las entreplantas añadidas, con lo que se recuperan los siete metros de altura originales del bajo. Se libera en la planta baja el patio situado a la izquierda de la entrada, que funcionará como salón de actos.

Sobre este patio, entre la primera y la segunda planta, se instalará el salón de plenos. El nuevo salón de plenos se "cuelga", ocupando parte del patio, a una cota intermedia entre la planta primera, donde se localiza en su entorno la Alcaldía, y la segunda, donde estarán los grupos políticos.

El proyecto describe una sala autónoma y fácilmente accesible para el público y equidistante entre gobierno y grupos políticos, "reflejo de la democracia constitucional de honda tradición en la localidad desde 1812".

El proyecto resuelve uno de los problemas históricos del edificio, la "precaria comunicación entre las plantas que obligaba a dar numerosos rodeos". Para solucionarlo se crean dos nuevas escaleras abiertas a los patios y a la escalera imperial.

Con respecto al aspecto exterior del edificio, destacó la recuperación del tratamiento bicromático propio de la época de construcción del edificio. Las paredes situadas entre las pilastras adquirirán el color denominado "tierra coralina", el tono rojizo descubierto en los análisis del color original del inmueble.

SOBRE EL EDIFICIO

El Ayuntamiento de San Fernando es una de las primeras construcciones ligadas directamente a la creación de San Fernando como ciudad, y el edificio más representativo del periodo neoclásico en la Bahía gaditana. Declarado Bien de Interés Cultural en la categoría de Monumento en julio de 2007, fue diseñado por Torcuato Cayón, quien dirigió hasta 1783 las obras, iniciadas en septiembre de 1778.

A Cayón le sucedió al frente del proyecto Pedro Ángel Albisu. Las obras se pararon largo tiempo y en 1888 las retomó Amadeo Rodríguez. De esta forma, la segunda planta se finalizó un siglo después de comenzar los trabajos. La construcción se dio por acabada en 1894, aunque posteriormente se acometieron más actuaciones, la mayor parte para redistribuir los espacios.

De este gran edificio, de 70 por 35 varas --ocupa un solar de 2.302 metros cuadrados y tiene 6.858 metros cuadrados construidos--, destaca la escalera de tipo imperial, realizada en mármol. El primer tramo central desemboca en un amplio rellano del que parten dos tramos de escalera dispuestos en ambos lados, con antepecho de balaustres de mármol. En los sótanos del edificio se conservan las antiguas mazmorras y un gran pozo de mareas.