17 de octubre de 2019
  • Miércoles, 16 de Octubre
  • 19 de febrero de 2014

    Juzgan desde este miércoles a 2 policías por lesiones y amenazas y a otras 2 personas por resistencia

    CÁDIZ, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Cádiz juzga este miércoles y el jueves a dos agentes de la Policía Nacional acusados de dos faltas de lesiones y amenazas hacia otras dos personas que también se sientan en el banquillo como presuntos autores de sendos delitos de resistencia a la autoridad.

    Según el escrito de calificación fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos tuvieron lugar en noviembre de 2007 en la localidad gaditana de El Puerto de Santa María, cuando J.A.P. y J.M.S.C. transitaban por la calle Misericordia junto a un grupo de amigos. Así, al llegar a la altura de un establecimiento de ocio determinado había aglomeración en la entrada, de manera que cambiaron de acera y continuaron su marcha dado la estrechez de ambas.

    En ese momento, en dirección contraria pasaban los otros dos acusados A.G.N. y A.C.G., siendo rozado el primero en el hombro por J.M.S.C. al cruzarse, teniendo que desplazarse un tanto. A consecuencia de ello, le recriminó que fueran ocupando tanto espacio, diciéndole que tuviese más cuidado.

    Así, se entabló una discusión que dio lugar a que los dos últimos se identificasen como agentes del Cuerpo Nacional de Policía, exhibiendo su placa reglamentaria, dado que iban de paisano en misión de control del tráfico y erradicación del consumo de drogas y vestidos de tal forma que dificultase su identificación como tales.

    Dado el aspecto de los agentes, J.A.P. y J.M.S.C. dudaron de la identificación que les hicieron, manifestando, según el escrito de la Fiscalía, que cómo iban a ser policías con la pinta que tenían y que las placas las podían haber conseguido "en los gitanos".

    Esto propició que, sintiéndose molestos los agentes, les dijesen que quedaban detenidos, tratando de sujetarlos contra la pared. Siguiendo con su desconfianza sobre la identidad de éstos, los otros dos acusados continuaron su marcha, momento en que el agente A.G.N. extrajo de entre su vestimenta una porra extensible de goma y golpeó con ella en el costado a J.A.P. Al advertir lo anterior, J.M.S.C. se interpuso entre ambos, recibiendo él los golpes en los glúteos y las piernas.

    En ese momento, J.A.P. agarró por uno de sus brazos al agente que utilizaba la porra y lo lanzó contra la pared para evitar que siguiese golpeando con ella. Viendo lo ocurrido, el otro agente acusado llamó a la Comisaría para pedir ayuda, no si que antes, cuando J.A.P. le pidió el número de sus placas para, según dice él mismo, denunciarles, extrajese su pistola y poniéndola a la altura de la cabeza dijera que "ese era su número de placa y que le iba a pegar dos tiros".

    Personadas en el lugar tres dotaciones de agentes del mismo Cuerpo, uno de ellos confirmó la identificación de sus compañeros de paisano, acabándose en ese instante el incidente, siendo trasladados los dos primeros acusados a la Comisaría.

    A consecuencia de lo anterior, el agente sufrió lesiones al ser agarrado por el brazo que tardaron 120 días en curar, mientras que J.A.P. y J.M.S.C. sufrieron otras al ser golpeados con la porra que tardaron 15 y 10 días en sanar. Según el escrito del fiscal, el resto de los hechos denunciados "carecen de prueba suficiente para considerarlos acreditados".

    Por tanto, entiende que los hechos expuestos son constitutivos de un delito de resistencia a la autoridad del que serían responsables J.A.P. y J.M.S.C., por lo que solicita una pena de siete meses de prisión. Igualmente, entiende que el agente A.G.N. es responsable de dos faltas de lesiones, pidiendo por cada una de ellas 240 euros de multa. Asimismo, considera que el agente A.C.G. es responsable de un delito de amenazas, por lo que solicita una pena de nueve meses de prisión.