4 de marzo de 2021
25 de junio de 2014

De Torre recuerda a la Junta que conocían el proyecto de la muralla desde el mes de abril

Costas comunicó por escrito y telefónicamente el proyecto a la Delegación de Cultura, que "no puso ninguna objeción"

CÁDIZ, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El subdelegado del Gobierno en Cádiz, Javier de Torre, recuerda al delegado de la Junta de Andalucía en Cádiz que la Delegación de Cultura de la Junta tiene conocimiento de la obra de mantenimiento de la muralla defensiva de Cádiz a la altura del parque Genovés desde el pasado 2 de abril.

"No entiendo por qué entonces le pareció bien el proyecto y sólo ahora que ha salido en los medios envían una notificación exprés para que se rectifique. Sólo puedo interpretarlo como muestra del oportunismo político del delegado autonómico", ha señalado De Torre en un comunicado.

Continúa De Torre que desde el primer momento los responsables de la Demarcación de Costas se pusieron en contacto con la Delegación de Cultura.

"El 2 de abril se les remite un comunicado en el que se pone en su conocimiento que se van a llevar a cabo los trabajos de la obra de emergencia para la reparación de daños producidos en la zapata de la muralla de Cádiz en la zona del parque Genovés. Ahí se les indica que estas obras tienen por objeto evitar los graves daños que se producirían en la muralla de no repararse la zapata, y también se les informa de que el lienzo de la muralla no será objeto de afección ni actuación. No se toca el Bien de Interés Cultural. Y si fuese necesario se pondría en su conocimiento", ha explicado el subdelegado del Gobierno.

Además, De Torre señala que el jefe de la Demarcación de Costas mantuvo conversaciones telefónicas con la delegada de Cultura y en ningún momento hubo queja alguna sobre el proyecto que "conocían perfectamente. Si la delegada no se lo comunicó al delegado provincial no es nuestra responsabilidad", ha añadido.

Posteriormente, el 10 de abril, se les volvió a remitir una comunicación en la que se adjuntaba una memoria técnica explicativa de la actuación, aportando un reportaje fotográfico, ortofoto de localización y sección tipo.

"Desde el primer momento tuvieron el proyecto en sus manos y no han dicho nada hasta ahora. Entonces les pareció bien y ahora parece ser que no. ¿No miraron los planos?", ha cuestionado.

El subdelegado añade que durante los temporales de principios de 2014 el servicio de vigilancia de la Demarcación de Costas de Andalucía Atlántico detectó un colapso y desprendimiento de un tramo de la zapata de protección del pie de la muralla de la ciudad en el tramo del Paseo de Santa Bárbara, en el Parque Genovés. Inspeccionada la zona desde el mar se constata que el lienzo de la muralla existente tras la zapata se encuentra también dañada, pudiendo existir riesgo de que el daño avance pudiendo poner en riesgo la integridad de la muralla.

Por ello, se eleva informe por la Demarcación a la Dirección General de Protección de la Costa y el Mar, solicitando la actuación con carácter de emergencia. Con fecha 10 de marzo de 2014, se resuelve declarar la actuación de emergencia.

Analizada la situación por el equipo técnico de la Demarcación se concluye que los daños producidos en la Zapata construida en la década de los 80 se deben a que el tramo se encuentra perpendicular al oleaje medio de los temporales de poniente, por lo que el impacto del mismo libera la energía sin apenas disipación, cosa que no ocurre en otros tramos de la muralla.

"Aún reponiendo el tramo de unos 25 metros de Zapata dañados, no puede garantizarse que la misma, en todo el tramo, sea estable a medio plazo, siendo necesario adoptar otro tipo de medidas de disipación de energía que garanticen la integridad de la muralla original, declarada BIC", ha indicado.

La solución técnica universalmente adoptada para este tipo de actuaciones es el empleo de elementos de baja rigidez que disipen de forma efectiva la energía del oleaje, previamente a su impacto en la Zapata y la muralla, preservándola.

De hecho, tal y como puede constatarse, este tramo de muralla ya estuvo protegida por bloques, como puede verse in situ. Dado que dichos bloques son de menor tamaño, y a que la energía del oleaje aquí es máxima, ha provocado que los bloques preexistentes se hayan desplazado, alejándose de la muralla, hundiéndose muchos de ellos en la canal antigua de acceso al puerto de Cádiz, adyacente a la muralla.

En todo caso, "conscientes del valor arquitectónico de la muralla, la solución adoptada no contemplaba actuar sobre ella, sólo sobre la zapata (de hormigón de los años 80-90), y no superando la cota de ésta", explica la Subdelegación en una nota.

Igualmente, ha explicado que antes del comienzo de las obras, dado el carácter BIC de la muralla, con fecha 2 de abril y 10 de abril, se remiten a la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte, sendos escritos comunicando las circunstancias anteriores y remitiendo la documentación técnica elaborada para la ejecución de las obras.

Igualmente se mantiene diversas conversaciones con el personal técnico de la Delegación y el propio Jefe de la Demarcación con el secretario general de la Delegación y con la propia delegada de la Junta, Cristina Saucedo.

En ningún caso la Junta de Andalucía se pronuncia al respecto en más de dos meses y medio, hasta que el pasado 24 de junio entrega el ya referido escrito exprés en la Demarcación solicitando que los bloques no superen la Zapata y que la misma se integre visualmente.

Ambas cuestiones vienen así contempladas en la documentación técnica aportada a la Junta por la Demarcación. Durante estos meses, dado que el lienzo de la muralla que se encontraba cubierto por la Zapata, había colapsado también, el oleaje y el efecto de las mareas ha dañado el trasdós de la muralla consistente en material granular de diverso tamaño, han socavado el interior de la misma, llevándose a abrir una oquedad de casi 5 metros de profundidad en sentido horizontal.

Este "vertiginoso" deterioro "pone en grave riesgo" la estabilidad de la muralla y del parking subterráneo ubicado inmediatamente detrás. De no haberse detectado la situación, actuado con celeridad y con carácter de emergencia, la situación actual sería, "con toda seguridad de mayor gravedad".

LA JUNTA, "DESDE EL PRINCIPIO INFORMADA"

A modo de conclusión, el subdelegado quiere insistir en que la Junta ha estado "desde el principio totalmente informada de los detalles de la actuación". "La mejor solución para evitar daños futuros en la muralla es la protección de su pie con elementos disipadores de energía, como son los bloques, y desde un principio se consideró no superar la cota de la Zapata, para no afectar al lienzo de la muralla", ha asegurado.

La Zapata, de hormigón, construida en los años 80-90, no tiene ningún valor arquitectónico. No obstante, la actuación contemplaba ya su encauchado con piedra ostionera para su integración paisajistica. El tramo de actuación ya estuvo protegido por bloques como atestiguan los que aún existen y se observan en bajamar.