20 de mayo de 2019
  • Domingo, 19 de Mayo
  • 19 de abril de 2010

    Analistas prevé nuevos aumentos de la tasa de paro, hasta el 27,1% y una caída de la producción de viviendas

    SEVILLA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Analistas Económicos de Andalucía (AEA) prevé que este año se registrarán nuevos incrementos de la tasa de paro en Andalucía, hasta el 27,1 por ciento, según los últimos datos de su estudio sobre 'Coyuntura económica de Andalucía', donde se apuntó que en 2010 la producción de viviendas seguirá cayendo.

    En su último número de abril, consultado por Europa Press, Analistas, del Grupo Unicaja, apuntó además que la subida del IVA prevista para el mes de julio podría estar adelantando las compras de vehículos al incrementar las matriculaciones en los primeros meses de 2010.

    En este informe, Analistas indicó que la "persistencia" en la crisis de la economía española y andaluza, su repercusión sobre el empleo y las expectativas de éste "continúan reduciendo los ingresos públicos y van a exigir por parte de las autoridades económicas un mayor esfuerzo de contención del gasto público en los próximos meses".

    Consideró "desconcertante" que la recaudación del IRPF de los asalariados públicos haya crecido a tasas de dos dígitos en los dos primeros meses de 2010, "un signo inequívoco de que el margen de la contención es amplio".

    Apuntó que la economía andaluza da muestras de "estabilización" aunque sigue en "terreno negativo", de forma que las expectativas de crecimiento del Producto Interior Bruto se revisaron ligeramente al alza, hasta una caída del 0,5 por ciento en Andalucía para 2010. Además, es previsible que la destrucción de empleo se prolongue hasta finales de año "cuando podría experimentar un leve crecimiento trimestral".

    En ese sentido, precisó que los indicadores del mercado laboral "siguen mostrando un importante deterioro, indicativo de que el ajuste del empleo no ha llegado a su fin". Así se prevén nuevos incrementos de la tasa del paro, hasta el 27,1 por ciento previsto para este año, aunque agregó que en 2010 la "intensa destrucción de empleo empieza a frenarse, con caídas previstas en 2010 del 2,6 por ciento", y sigue moderándose la caída de la afiliación, con un descenso previsto del dos por ciento.

    Para Analistas, la recuperación del empleo "pasa por alcanzar niveles de crecimiento que permitan crear empleo y después reducir la tasa de paro, algo que podría hacerse esperar hasta la segunda mitad de 2011, aunque ya en el segundo semestre de este año podría estabilizarse".

    Desde el punto de vista del gasto, Analistas apuntó que los indicadores relativos al consumo arrojan señales algo dispares, de forma que el índice de confianza de los consumidores retrocedieron de nuevo en febrero y marzo mientras que la confianza del comercio minorista ha mejorado. Además la inflación subyacente sigue siendo ligeramente negativa en Andalucía, lo que "denota esta profunda atonía del consumo privado".

    Los precios se mantendrán en terreno positivo, con un previsión de inflación del 1,1 por ciento para 2010. Además, se ha registrado un descenso tanto en los créditos como en los depósitos.

    Por último, en cuanto al sector de la construcción y el turismo, la actividad residencial "no da muestras claras de recuperación", de forma que las ventas "parecen haber iniciado un cambio aunque moderado de tendencia, aunque los niveles son todavía reducidos para tener un efecto importante sobre el stock de vivienda nueva sin vender".

    De esta forma, Analistas prevé que la producción de vivienda en 2010 seguirá cayendo, por lo que "no es de esperar que el sector encuentre una salida a su estancamiento por esta vía". Así, la caída de viviendas iniciadas se agudiza, con un descenso previsto del 21,6 por ciento en 2010.

    Por último, los hoteleros esperan una cierta mejoría en la rentabilidad de los alojamientos para este año y un aumento de la estancia media, aunque puedan seguir registrándose valores negativos. En ese sentido, a principios de año Andalucía, al contrario que en España, mostró "un peor tono de la demanda hotelera", según estos expertos.