15 de octubre de 2019
  • Lunes, 14 de Octubre
  • 17 de junio de 2014

    Huelva.- Sostenible.- La Junta saca de nuevo a concurso los derechos mineros de Lomero Poyatos

    HUELVA, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo ha remitido ya al Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) la resolución por la que se declaran francos los terrenos correspondientes al yacimiento minero Lomero Poyatos, situados entre los términos municipales de El Cerro del Andévalo y Cortegana (Huelva), y convoca nuevo concurso minero para poner tanto estos derechos como otros adicionales a disposición de las empresas explotadoras interesadas.

    Según ha informado la Junta en una nota, en virtud de esta medida, el Gobierno andaluz actúa sobre 15 registros mineros, distribuidos sobre los términos municipales El Cerro del Andévalo, Cortegana, Cabezas Rubias y Almonaster la Real. De ellos, 13 constituyen el grupo minero denominado 'Lomero y otros'.

    Así, el conjunto de la superficie total englobada en esta nueva convocatoria asciende a 6.059 hectáreas, de las que casi 494 corresponden a los permisos del grupo minero denominado 'Lomero y Otras', así como a sus demasías, y el resto a otros permisos. Entre éstos, destaca por su extensión el conocido como 'Los Toscanos, fracción segunda', dotado de unas 3.400 hectáreas y que se distribuye por los términos municipales de Cerro de Andévalo, Cortegana y Cabezas Rubias.

    Se trata del tercer concurso minero convocado por la Administración autonómica en la provincia durante la legislatura actual. De hecho, sólo a lo largo del año 2013 se celebraron dos: el primero de ellos, convocado durante el primer trimestre del año, puso a disposición de los investigadores un total de 40 derechos mineros exclusivamente metálicos, configurando una superficie total de 32.200 hectáreas.

    En concreto, la resolución se llevó a efecto en el mes de junio: en virtud de ésta las empresas adjudicatarias se comprometieron a invertir 7,5 millones de euros para investigar una superficie superior a las 7.000 hectáreas.

    Posteriormente, en el último trimestre del año se convocó un segundo concurso que incluía 90 derechos, de los que 79 eran metálicos y 11 sobre recursos de otra naturaleza (turba, aguas sulfurosas, etc.). Esta vez, la superficie objeto de estudio abarcaba las 33.500 hectáreas. De nuevo tres empresas se mostraron interesadas en adquirir derechos: Emed Tartessus (Riotinto) y Matsa, ya presentes en la provincia, y Emerita Gold, que junto a Forbes Manhattan integra una de las dos agrupaciones empresariales que aspiran a explotar el yacimiento minero de Aznalcóllar, en Sevilla.

    Como resultado de este segundo concurso, fallado a finales del pasado mes de abril, Matsa y Emed Tartessus --empresas adjudicatarias-- se comprometen a invertir 22,7 millones de euros para investigar sobre una superficie de 4.900 hectáreas (163 cuadrículas mineras) ubicadas en las localidades onubenses de Puebla de Guzmán, Paymogo y otros municipios de la Cuenca Minera, especialmente El Campillo.

    MÁS DATOS

    En total, gracias a esta nueva convocatoria, el número de derechos que han salido a concurso en la provincia durante los años 2013 y 2014 asciende a 145, distribuidos sobre una superficie superior a 70.000 hectáreas. Finalmente, en el caso del complejo conocido como Lomero Poyatos hay un elemento adicional. El 9 de noviembre de 2012, la Consejería comunicó la autorización a Petaquilla Minerals (Corporación de Recursos Iberia) de la explotación de las concesiones que forman el antiguo complejo minero 'Lomero y Otras'.

    De esta manera se daba un impulso a la reapertura del complejo Lomero-Poyatos, situado entre los términos municipales de El Cerro del Andévalo y Cortegana, cuya puesta en explotación preveía la creación de casi 400 puestos de trabajo --unos 140 directos y en torno a 250 indirectos--, así como una inversión cercana a los 100 millones de euros.

    De acuerdo con la normativa minera, los trabajos en el terreno tendentes a preparar la posterior explotación debían comenzar en el plazo máximo de seis meses tras la concesión de los derechos, y así se recoge en la resolución que la autorizó. Pero a finales de 2013, la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Junta de Andalucía, publicó una resolución revocando la transmisión de derechos mineros, en base a un informe de incumplimientos que justificaban la decisión administrativa.

    Por tanto, ahora el objetivo del Gobierno andaluz radica en hallar nuevas empresas interesadas en la explotación de esta antigua mina, cuya actividad no cesó por el agotamiento de la masa de mineral, sino por la caída de precios que se produjo en la recta final del pasado siglo. Ahora la coyuntura ha cambiado con visos de permanencia, y Lomero Poyatos está llamado a convertirse en "un motor socioeconómico y minero" de su comarca.