26 de enero de 2020
27 de noviembre de 2014

Las obras de la Biblioteca Pública del Estado comenzarán a principios de la próxima semana

Las obras de la Biblioteca Pública del Estado comenzarán a principios de la próxima semana
EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO

CÓRDOBA, 27 Nov. (EUROPA PRESS) -

El comienzo de las obras de la nueva sede de la Biblioteca Pública del Estado en la capital cordobesa se prevé para principios de la próxima semana después de que en un principio se iban a iniciar en esta jornada, pero las inclemencias meteorológicas de este jueves y las previstas para este viernes dificultan que se lleven a cabo los trabajos para la construcción del proyecto.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno, que han detallado que en esta jornada han estado en la zona los arquitectos y la arqueóloga para el desarrollo de las obras, que se prevé que comiencen a "principios de la semana que viene".

Al respecto, el subdelegado del Gobierno en Córdoba, Juan José Primo Jurado, destacó el martes que el inicio de las obras es "inminente", tras los anuncios de la semana pasada, en los que se apuntó que el proyecto de ejecución ha comenzado "oficialmente" y se ultimaban los trámites de las licencias.

En concreto, el proyecto fue presentado la semana pasada con la presencia del secretario de Estado de Cultura, José María Lassalle, y el alcalde de Córdoba, José Antonio Nieto, entre otros representantes institucionales, que detallaron que el plazo de ejecución es de 42 meses, de manera que la fecha prevista de final de obra es abril de 2018.

Así, el proyecto, promovido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a través de la Gerencia de Infraestructuras y Equipamientos, cuenta con una inversión prevista de 10.544.634 euros. La nueva biblioteca tendrá una superficie total construida de 7.193 metros cuadrados y superficie útil de casi 6.500 metros cuadrados.

El volumen propuesto se desarrolla en baja y dos plantas sobre las que se rompen unos grandes lucernarios que iluminan el espacio de lectura y que definen el perfil del edificio hacia el parque y la ciudad. Bajo este nivel y a cota de parque, mirando al sur, se sitúa el área infantil que tiene total independencia con el resto de biblioteca, si bien se conecta interiormente. También en este nivel y utilizando el desnivel existente de la rosaleda se ubica el área de depósito de libros.

Para edificación de la biblioteca se ejecutará el proyecto del estudio de arquitectura Paredes Pedrosa, que también se encarga de la dirección de la obra. El proyecto da suma importancia a espacios exteriores que definen el nuevo edificio hasta el punto que el patio infantil, por ejemplo, se considera como una sala más de la biblioteca. En este sentido, la sede contará con la rosaleda frontal que se configura como un gran parterre central.

VIDRIO Y CELOSÍAS

Especial atención se ha prestado en este proyecto a las protecciones solares de las dos fachadas principales hacia la Avenida de América y hacia el parque de los Jardines de la Agricultura. En la primera se proyecta una doble fachada de vidrio y celosías perforadas de aluminio, que a su vez constituyen la imagen más representativa de la nueva institución.

En la fachada del parque habrá un profundo voladizo, que constituye la terraza de la sala de lectura en el nivel +1, y sombreará la fachada del área infantil en los meses de verano.

De este modo, la ordenación del edificio enlaza las cotas de Avenida de América y del parque y utiliza el desnivel existente, de casi una planta, en su organización interior. Suaves bajadas en rampa se deslizan en los extremos de la nueva construcción y permiten comunicar de manera natural la Avenida y el parque. Por tanto, la nueva biblioteca se plantea como "la puerta de la ciudad hacia el espacio verde lineal".

La propuesta dibuja el límite norte del parque, desde el que se propone el acceso, presentando hacia la ciudad una fachada urbana plana y continua y hacia el parque un mirador lineal protegido del sur.

LA ROSALEDA E IMPORTANCIA DE LA LUZ NATURAL

Una nueva rosaleda frente a la biblioteca configura el parterre central como un tapiz de flores. Esta rosaleda se genera a partir del material genético conservado en viveros procedente de la antigua rosaleda.

Mientras, los espacios interiores están organizados en bandejas en torno al vacío de la escalera principal que vertebra el interior y que permite relacionar las diferentes plantas entre sí, orientando al visitante y enlazando las salas de consulta y lectura.

El lector comprenderá el edificio ya en el acceso de planta baja, desde el que se visualizan la planta superior a través del ojo de la escalera y la planta inferior del área infantil de altura doble, visible de manera continua desde la planta baja. También están situadas en planta baja, y con accesos diferenciados, la sala de usos múltiples y la sala de lectura y estudio, con un posible uso independiente.

Además, la zona infantil se proyecta en el nivel a corta del jardín, abierta a la luz sur y a un patio propio que será prolongación natural de los espacios de lectura y juegos hacia el exterior donde se planta la nueva rosaleda.

La escalera de subida al fondo general discurre en un gran ojo abierto hacia la fachada norte y enlaza con la planta primera planteada como gran interior continuo, diáfano y luminoso en el que el mobiliario organiza las diferentes áreas. La luz de lectura es cenital, pero a sur se organizan unos espacios de menor altura de lectura protegidos del sol con vistas hacia el parque.

Sobre las sala del fondo general, la gran cubierta-lucernario ilumina el interior. Se da gran importancia a la iluminación natural del edificio. En esta planta la sala de grupos y el área interna se ordenan a norte vinculados visualmente con la sala del fondo general.

El área de consulta y lectura y el área de fondo especializado se sitúan en planta segunda, en una bandeja lineal abierta hacia el espacio del fondo general, bajo la secuencia quebrada de los altos lucernarios abiertos a norte.

La ordenación general, espacial y estructural, adoptada es paralela a la alineación de la Avenida. Esta disposición ayuda a obtener la máxima simplificación y rendimiento en las plantas y una mayor presencia de los jardines en el interior. Las cubiertas, abiertas como las hojas de un libro, son no solo el sistema de iluminación cenital del interior, sino el elemento que define tanto el volumen exterior como los espacios interiores.

VALORACIONES

Ante dicho, el secretario de Estado valoró que el Gobierno afronta "una deuda histórica del Estado con la ciudad", que "se retrotrae muchos años atrás y es consecuencia de sucesivas legislaturas", en las que no se ha podido afrontar por "diversos motivos", y ahora, cuando "se han superado ciertas dificultades presupuestarias", se afronta esta infraestructura cultural de "primer nivel".

Al respecto, Lassalle destacó que "se ha buscado resolver los problemas que existían" en torno a "la preocupación" sobre la rosaleda, algo que "ha sido resuelto mediante un esfuerzo técnico" y que coloca a la rosaleda "en el lugar que le corresponde", de manera que "va a cumplir una función de integración de la biblioteca con respecto a la ciudad".

Por su parte, el alcalde resaltó que es "uno de los pocos proyectos culturales que se van a impulsar en cualquier rincón de España" con la ayuda del Gobierno, todo ello en "un momento de dificultades económicas", si bien será "una de las mejores bibliotecas públicas del Estado", subrayó Nieto.

Asimismo, agradeció que "se ha buscado la implicación y el encaje de las demandas vecinales hasta el último detalle", con "un homenaje" a la rosaleda que existía, que se convierte "en un espacio simbólico" dentro del proyecto.