17 de noviembre de 2019
19 de julio de 2014

La Compañía Atalaya lleva a Moguer la premiada 'Madre Coraje' dentro del Festival Luna de Verano

LA RÁBIDA (HUELVA), 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

"Ninguna causa está perdida si hay un insensato que luche por ella". Frases rotundas de Bertolt Brecht en el texto de 'Madre coraje' que la Compañía Atalaya ha llevado a las tablas de la mano del director Ricardo Iniesta. "El texto toca la sensibilidad del espectador", ha manifestado el director a Europa Press en una entrevista con motivo de su paso por el Festival Luna de Verano de Moguer en colaboración con las actividades culturales de la UNIA.

"En menos de un año vamos a recorrer todo el país", ha declarado Iniesta, satisfecho por el reciente reconocimiento que ha alcanzado su obra con los cuatro galardones obtenidos en los Premios del Teatro Andaluz en Palma del Río (Córdoba). El carro de Madre Coraje y su lucha por la supervivencia hacen al público ponerse en pie allá por dónde Atalaya pisa: "el público siempre se levanta, y eso es lo bonito del teatro, que tiene que ser vivo y en vivo, nunca podrán con él las pantallas ni Internet".

"La esencia misma del teatro es esa emoción que trasmite", ha trasladado Iniesta a Europa Press, "en una de las primeras giras que hicimos en Castellón, en el público había una chica llorando compulsivamente, emocionada con el teatro, quería abrazar a Madre Coraje".

Una carreta como eje de una historia de lo cruento de la guerra, de las miserias humanas y de una madre que casi asume que sus hijos son el pago de las circunstancias por la supervivencia y para que las ruedas de su carro no dejen de rodar. "Esa ambigüedad del personaje es fascinante, su crueldad renunciando a sus propios hijos para salvar su carreta y su propia existencia", ha subrayado Iniesta.

"El texto más que duro transmite al espectador con el poder de conmoción de los actores en escena", que hacen un trabajo interpretativo "excepcional" combinado con cánticos que trasladan al mismo conflicto bélico, atrapando al espectador en una vorágine de emociones. Iniesta ha manifestado que esta obra "es muy humana".

"HAY QUE REBELARSE CONTRA LOS IMPERIOS QUE NOS SOMETEN"

Iniesta, en la entrevista a Europa Press, ha evocado la frase que Carmen Gallardo suelta en escena para apelar a la lectura actual que hace de esta obra ambientada en la Guerra de los 30 años: "hace tiempo que a todos nos han enterrado la rebeldía". Y es que, según el director, "el espectador acaba haciéndose muchas preguntas, y la lectura que se puede hacer es que hay que ser rebelde contra las injusticias, contra los imperios que nos someten", ha subrayado.

"No hay guerras con balas en este país", ha incidido el director, "pero en Israel y Palestina hay una guerra desigual, y aquí no habrá guerras con sangre pero sí con sufrimiento del pueblo". Ha reflexionado que "en Europa hay una guerra en toda regla, de pobreza y de miseria, y es por ello por lo que hay que luchar, ninguna causa está perdida, siempre que haya alguien que luche por ella, como reza el texto".

Sobre la situación del teatro, Iniesta lo ha definido como "un espacio para resistencia, un lugar de escapatoria donde refugiarnos de los bombardeos para combatir". Ha asegurado que "el que vea el teatro como un negocio no durará en la profesión" ya que el teatro "es un arte de compromiso".

"Lo único positivo que tiene la crisis es que aleja del teatro al que está por una querencia frívola, pues el teatro es compromiso y resistencia. Además, la crisis no existe. Pues nunca ha habido crisis para los ricos", ha concluido el director.