24 de abril de 2019
  • Martes, 23 de Abril
  • 23 de mayo de 2014

    El deán, que ve "simple" el análisis de Icomos, cree que "una retirada a tiempo puede ser una victoria"

    El deán, que ve "simple" el análisis de Icomos, cree que "una retirada a tiempo puede ser una victoria"
    EUROPA PRESS

    JAÉN, 23 May. (EUROPA PRESS) -

    El deán de la Catedral de Jaén, Francisco Juan Martínez Rojas, ha apuntado que "una retirada a tiempo puede ser una victoria a largo plazo" en la aspiración del templo para ser Patrimonio de la Humanidad y ello después del informe de Icomos contrario a incluirlo en los conjuntos de Úbeda y Baeza, reconocidos en 2003. A su juicio, además, hace una valoración "ligera" y "simple" en aspectos como la continuidad de Vandelvira o la influencia de la seo en otras latinoamericanas.

    Así lo ha indicado este viernes a preguntas de los periodistas antes de participar en la presentación de los 'Encuentros con la Catedral', que organiza 'Viva Jaén'. Ha comentado que se trata de ver pros y contras sobre mantenerse ante la próxima reunión del 15 al 25 de junio --en la que está previsto que el Comité de Patrimonio Mundial se pronuncie sobre la candidatura-- o bien retirarla, ya que "un no frontal significaría perder cualquier otra posibilidad de volver a presentarse".

    "Si realmente no hay perspectivas, y eso yo creo que en el ámbito político se sabe, si no hay perspectivas de que pueda salir adelante, una retirada a tiempo puede ser una victoria a largo plazo", ha afirmado no sin destacar que otras candidaturas, como la de Úbeda y Baeza también dieron en su momento un paso atrás.

    En este sentido y tras apuntar que la seo tardó 250 años en levantarse, ha señalado que "no hay prisa" y "preferible es eso, a que en cierto modo se dé una bofetada, no a la Catedral", sino más bien "a la ciudad y la provincia con un no rotundo que cierre las puertas".

    Martínez Rojas, que ha apuntado en que el informe de Icomos no es vinculante, aunque "seguramente se tendrá en cuenta" por quienes deben votar, ha aludido a algunos de los argumentos que plantean los técnicos de este organismo asesor de la Unesco. En su opinión, existen dos que "son absolutamente inaceptables", comenzando por el que cuestiona la continuidad con la obra de Vandelvira.

    Ha concretado que las "16 constantes arquitectónicas que se repiten desde 1553, cuando se inician las obras, hasta 1801, cuando se termina la verja", confieren "uniformidad a la Catedral". Así, aunque hay una "evolución estilística sobre todo en los elementos decorativos, los elementos básicos constructivos se mantienen en el lenguaje clásico".

    En su opinión, se ha hecho "una valoración muy precipitada y muy simple que no ha sabido entender" que, al contrario de lo que ocurre en otras catedrales, donde se aprecia "realmente una ruptura, una evolución y un sello muy personal de los distintos arquitectos", en la de Jaén eso "no se ve". Hay "fidelidad", obediencia casi, a la traza que dejó Vandelvira", como, por ejemplo, muestran las torres, acabadas en 1705, y que "son absolutamente vandelvirianas.

    Junto a ello, ha referido al influjo de la seo en otras de Latinoamérica, que Icomos tampoco cree suficientemente acreditado, para defender que "sí" lo hay. "Y si no, arquitectónicamente que expliquen cómo, sin haber antecedentes góticos, que es la única posibilidad que habría de tener una cabecera plana, por qué todas las catedrales que se nombran, Yucatán, Mérida, La Habana, México, Puebla..., tienen una cabecera plana", ha apuntado el deán no sin recordar también que el ubetense Francisco Toral, nombrado en 1562 obispo de Yucatán, visitó Jaén cuando se construía el templo y al marchar comenzó a hacer allí uno "del mismo estilo".

    PEROS

    Igualmente, preguntado por otros aspectos del informe, como plan anti incendios o control sísmico, ha contestado que "son también simplezas" y parece "que es un poco ganas de poner peros", ya que en el primer caso se cumple la normativa española y, en el segundo, "normalmente los terremotos no piden permiso para producirse".

    Al hilo, Martínez Rojas ha expresado su "sensación" de que se trataba de "una especie de condena, sacando argumentos", de los que "algunos no se mantienen". "Otros sí se pueden mantener", pero, a su juicio, "significan puntos que hay que mejorar". "Pero es que en el caso de otras candidaturas, como Úbeda y Baeza, la Unesco señaló cosas que había que mejorar a pesar de darle el visto bueno", ha puntualizado.

    También se han pronunciado sobre la aspiración de la Catedral el subdelegado del Gobierno y el presidente de la Diputación, Juan Lillo y Francisco Reyes, que han asistido a los citados encuentros. El primero ha mostrado su sorpresa por el dictamen de Icomos, ya que el templo "tiene méritos para que se añada al conjunto de Úbeda y Baeza.

    En cualquier caso, ha apuntado que "habrá que sopesarlo" para "no dar un paso en falso. "Desde el Gobierno estamos dispuestos a ayudar", ha recalcado Lillo, para el que, no obstante, "tiene que dilucidar tanto los responsables de la Iglesia como del Ayuntamiento" sobre "si hay que arriesgarse a ir por segunda vez" o retirar el expediente y prepararlo más.

    INFORMACIÓN

    Para Reyes, sin embargo, "quien tiene toda la información es el Gobierno", ya que "es España la que está representada ante la Unesco", y debe ser "el Ministerio correspondiente el que diga si de verdad o no hay posibilidades de que en Doha pueda incorporarse".

    Además, ha preguntado "a los responsables del Ayuntamiento desde cuándo conocían el informe", que ha calificado de "mala noticia" porque el monumento "merece el reconocimiento" que supondría "mucho" desde el punto de vista turístico y económico y "por la desilusión que puede generar en la ciudadanía". "El alcalde de Burgos salió hace diez días en una rueda. ¿Por qué no se ha dado a conocer el informe por parte de las instituciones si lo sabían. Posiblemente hubiera habido más margen para actuar", ha concluido.