21 de noviembre de 2019
22 de junio de 2019

Ánsares innova en la intervención de personas con autismo tratando a las familias y dándoles espacio propio

Ánsares innova en la intervención de personas con autismo tratando a las familias y dándoles espacio propio
ÁNSARES

HUELVA, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asociación Autismo Huelva Ánsares ha destacado la importancia de intervenir con los familiares de personas con autismo para mejorar la calidad de vida de la persona afectada y la de su entorno, fundamental para disminuir cuadros de ansiedad y estrés que no favorecen el mejor desarrollo de la persona con autismo ni la convivencia entre los miembros de la familia.

Para ello, la directora de la asociación, Manuela Martínez, ha incidido en una entrevista concedida a Europa Press en que Ánsares está dedicando una parcela de sus actividades a organizar talleres y encuentros que repercutan en la calidad de vida de las familias de chicos y chicas con autismo, como es el caso de un taller de mindfullnes que se ha desarrollado desde febrero a junio en la entidad.

Sobre el mismo, Martínez ha explicado que la actividad ha estado enfocada en llevar a cabo una terapia grupal para "aprender a vivir en el momento presente", y enseñar "a los papás y mamás a no estar pensando que va a pasar en el futuro porque si no, no se vive ni se disfruta de lo que se está haciendo". En el caso de los familiares de niños con autismo, "los padres viven con mucha angustia cómo va a ser su futuro", por lo que este tipo de taller ha estado enfocado en no preocuparse por cuestiones que no se pueden resolver en el presente.

Otra de las actividades que la asociación está organizando para los padres es un taller de inteligencia emocional, que se llevará cabo el próximo curso escolar, en el que los progenitores aprender a gestionar las emociones que les genera que su hijo o hija padezca un trastorno que "le va a condicionar en mayor o menor medida toda su vida", por lo que "hay que trabajar en bajar expectativas, ya que es un trastorno para siempre, que no desaparece aunque sí mejora", pero "es más que probable que la persona con Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) necesite apoyos durante toda su vida".

Para lograr que la familia pueda participar activamente de estas actividades, la asociación procura hacerlas coincidir con periodos del día en la que los niños y niñas con autismo estén realizando otras actividades, como en calendario y horario lectivo así como durante el campamento de verano que estará funcionando desde finales de junio.

A veces, "los padres no son conscientes de la situación que supone que si hijo tenga TEA y es necesario trabajarla" porque eso redundará en una mejor calidad de vida de todos los integrantes de la familia, y así trabajar con expectativas reales basadas en la aceptación de la situación.

AVANCE EN EL MODELO DE TERAPIA

En este sentido, la presidenta de la asociación, Cecilia González, ha puesto de manifiesto la labor que se está llevando a cabo en la entidad para cambiar parámetros de intervención que se están quedando obsoletos, como la terapia individual con el usuario de tres cuartos de hora, "ahora buscamos poder intervenir en el entorno donde se desarrolla el niño o niña", y con todos los integrantes de la familia, aunque es un modelo que "está en fase de prueba" y que supone un gasto más elevado para las familias.

Por todo ello, Martínez ha explicado que lo que los terapeutas tienen que realizar, entre otras actuaciones, es "provocar situaciones controladas en entornos reales" en las que aparezcan conductas disruptivas --es decir incorrectas y en algunos casos peligrosas-- para enseñar a los padres la forma adecuada de proceder ante ese tipo de comportamiento y no dejarse llevar por el miedo o la vergüenza como puede ser realizar la compra en un centro comercial, donde los niños con TEA a veces por varios factores acaban teniendo una rabieta, que los padres, si no saben, gestionan de forma inadecuada y el problema se repite y agrava.

Esta situación es un ejemplo de tantos otros que pueden darse en la vida cotidiana y que desde la asociación pretenden trabajar 'in situ' para lograr una mejoría real en la dinámica familiar que va a repercutir directamente en el estado de salud de todos sus miembros, así como en educación de la persona con TEA.

Este tipo de intervenciones "son pioneras", tal y como ha detallado Cecilia González, y responden al cambio que se lleva produciendo en la asociación en los últimos años, en un afán de acercar a las personas con TEA, tanto adultas como menores de edad, y su familias las intervenciones más punteras sobre las cuales existe evidencias de que mejoran la calidad de vida y el desarrollo psicoeducativo de las personas con autismo.