16 de octubre de 2019
11 de marzo de 2009

El comité de empresa de Tioxide se reúne hoy con la dirección y no descarta movilizaciones si no hay acuerdo

HUELVA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

El comité de empresa de Tioxide, ubicada en el Polo Químico de Huelva, se reúne hoy con la dirección de la compañía con el objetivo de que exista "un acercamiento entre ambas partes", aunque sin descartar movilizaciones si no hay acuerdo.

Así lo explicó a Europa Press el secretario general del comité de empresa, Pedro Castilleja, quien aseguró que el encuentro de hoy se trata del "último esfuerzo", e indicó que espera "un acercamiento importante y que se pongan todas las cartas encima de la mesa".

En este sentido, Castilleja apuntó que si la posición de la empresa es aceptable, los trabajadores se reunirán en asamblea para debatirla e intentarán llegar a un consenso entre ambas partes en un nuevo encuentro. No obstante, aunque en tiempo de negociaciones, Castilleja aseguró que "no habrá movilizaciones", no las descarta en un futuro, si no se da dicho acercamiento.

En cuanto a la constitución en asamblea permanente en las instalaciones de la fábrica hasta hoy de representantes de FIA-UGT del comité de empresa de Tioxide, Castilleja indicó que se trata de "una decisión externa" al comité y desconoce "por qué se han desmarcado sin haberlo debatido" con anterioridad.

Así las cosas, Castilleja aseguró que el comité es un "órgano unitario" y en estos momentos de crisis las decisiones que se tomen en el mismo "no deben ser diferentes".

Por su parte, el secretario general de FIA-UGT Huelva, Luciano Gómez, apuntó que ha habido un intento por parte de este sindicato de pedir una reunión del pleno del comité para tratar esta medida de encerrarse en las instalaciones de la fábrica, sin embargo CCOO "no estuvo de acuerdo", a lo que añadió que UGT ve esta medida como "un elemento de presión para rechazar los planteamientos de la empresa de una manera más contundente".

A modo de conclusión, Castilleja explicó que la empresa tiene "intención de llegar a un acuerdo", sin embargo, el problema estriba en que "para llegar a un acercamiento, la compañía tiene que tener unos ahorros que inciden directamente en el recorte de la plantilla".