20 de enero de 2020
3 de junio de 2009

EpC.- La familia Flores Cano acoge la decisión del TSJA con "alegría y precaución" y espera medidas cautelares

HUELVA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La familia Flores Cano, de Bollullos Par del Condado (Huelva), recibió hoy con "alegría y precaución" y espera ahora "medidas cautelares para que no tenga que ir a clase" uno de sus hijos, tras la admisión a trámite del primer recurso presentado al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) contra los manuales de Educación para la Ciudadanía (EpC), de la editorial McGraw Hill, por considerarlo "adoctrinador y contrario a la neutralidad ideológica que supuestamente debe mantener la polémica asignatura".

La madre, Dolores, explicó en declaraciones a Europa Press que espera ahora "ver cómo termina" y si se adoptan estas medidas cautelares que harán que el menor "no sea evaluado de esta asignatura" ya que no ha asistido a clase desde el primer momento y, "de no ser así, la tendría suspensa".

Esta medida afecta "tan sólo a este niño", que el año que viene cursará 4º de ESO y podría volver a tener esta asignatura. Otros dos hermanos, debido a su etapa escolar, podrían enfrentarse el curso siguiente a la misma, uno que estudiará 3º de ESO, donde está incluida, y otra que estará en sexto de Primaria, donde "se cree que podría cursarla", según indicó la madre.

Para estos dos hijos "existe una sentencia favorable del TSJA donde dice que no tienen que cursarla" y recordó que han presentado al Tribunal Constitucional (TC) un recurso sobre la objeción de conciencia que no ha admitido el Supremo.

Dolores Cano consideró así que su familia "está abriendo, o cerrando, ya veremos, puertas para el resto de padres que piensan como nosotros" y apuntó que finalmente "aceptarán la voluntad", a lo que añadió que ante todo "respetamos el trabajo de los profesores, nunca hemos acudido a increparlos ni a cuestionar su trabajo" pero subrayó que "ellos deben enseñar y los padres educar".

Así, se mostró "contenta" por el paso que ahora dan "porque sirve a miles de padres" y anunció que "no tenemos ningún movimiento político detrás, ni estamos manejados por la Iglesia" ya que, según defendió, "es la moral familiar la que queremos trasmitir a nuestros hijos".