23 de agosto de 2019
31 de diciembre de 2010

Fertiberia cumple el plazo fijado por la Audiencia Nacional y cesa los vertidos de fosfoyesos

Un total de 127 empleados formarán la plantilla indefinida y 146 se acogen a prejubilaciones

HUELVA, 31 Dic. (EUROPA PRESS) -

La empresa Fertiberia dejará de verter este viernes residuos de fosfoyesos a las Marismas de Mendaña, dando así cumplimiento a la resolución de la Audiencia Nacional, que adelantó dos años el cese de los vertidos, por lo que se fijó el 31 de diciembre de 2010 como la fecha para el fin del apilamiento de este tipo de residuo, que ocupa un total de 1.200 hectáreas.

Según han informado a Europa Press fuentes de la empresa de fertilizantes, la compañía cierra las plantas correspondientes a la producción de ácido sulfúrico y fosfórico, por lo que asume el cese de los vertidos.

Tal y como ha explicado el secretario general de la Sección Sindical de UGT en Fertiberia, Gregorio Falero, a mediados de diciembre la empresa procedió al cierre de la planta de sulfúrico, mientras que de manera progresiva --desde el día 22 al 28-- ha parado las dos plantas de fosfórico, por lo que en la actualidad ambas están "totalmente paralizadas".

De otro lado, Falero ha precisado que la empresa paralizará, aunque de forma transitoria para su puesta a punto, las plantas de DAP (fosfato diamónico), parada desde el pasado día 29, así como la de NPK (abonos complejos), para la cual está prevista su paralización para comienzos de año.

No obstante, para hacer frente a esta nueva situación y garantizar el horizonte de la empresa, Fertiberia ha optado por la búsqueda de ácido fosfórico en el mercado.

Por ello, ha acordado con la compañía estatal marroquí OCP el suministro de este producto químico ya que la planta, ubicada en Palos de la Frontera (Huelva), debe dejar de producir a partir de este viernes, según una sentencia de la Audiencia Nacional que recurrió la industria española de fertilizantes. Este contrato entre ambas empresas comenzará a operar el próximo mes de enero.

No obstante, el cese de los vertidos conlleva una reestructuración en el ámbito laboral, de manera que la empresa elaboró un plan social.

Tal y como ha explicado Falero, del total de la plantilla, 146 se acogen a prejubilaciones con su correspondiente indemnización --60 empleados ya salieron de la factoría--, dejando la empresa a partir del próximo día 2 de enero. Así, la plantilla quedará formada por 127 empleados indefinidos y 12 de forma transitoria, que trabajarán en la planta de depuración de aguas, puesta en marcha para "agilizar" la restauración ambiental y tratar las aguas de los fosfoyesos.

Falero ha indicado que la compañía plantea incluso poner en marcha otra planta de tratamiento de las aguas para dinamizar el proceso de regeneración.

Así, de cara al nuevo año, la plantilla estará formada por 139 trabajadores y el resto asume el plan de prejubilaciones, que afecta a los empleados que a fecha de 30 de junio de 2013 tengan 58 años. Cabe recordar que el plazo inicial para el cese de los vertidos era finales de 2012.

DATOS DE LA EMPRESA

La fábrica se encuentra situada en el Polígono Industrial de la Punta del Sebo, en la margen izquierda de la Ría del Odiel. Comenzó a funcionar en 1969 y desde entonces ha ido diversificando la producción e incorporando mejoras en sus instalaciones.

En la factoría de Huelva, Fertiberia produce casi dos millones de toneladas anuales de ácido sulfúrico, ácido fosfórico y fosfatos amónicos. Estos productos pueden ser comercializados como tales o utilizados como productos intermedios en la fábrica para la obtención de productos finales: fosfato diamónico (DAP), abonos complejos y fosfatos solubles

PROYECTO PILOTO

El cese de los vertidos lleva parejo la restauración ambiental de las zonas ocupadas por los fosfoyesos. El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía presentaron el proyecto piloto para la regeneración de la zona.

La propuesta de recuperación opta por técnicas de contención de las vías de dispersión de los contaminantes. De este modo, la iniciativa incluye realizar un tratamiento 'in situ' de los fosfoyesos mediante técnicas de suelos artificiales, así como contempla la redacción de un proyecto de revegetación de las zonas y un Plan de Seguimiento y Monitorización de las actuaciones.

El plan de trabajo contiene por un lado, un diagnóstico de la zona de estudio y por otro, una propuesta de actuaciones prioritarias para la recuperación. Este estudio se trasladó a la propia Fertiberia y a la organización Adena, --personada en el proceso contra la factoría--. A partir de ahí, la empresa debe realizar el proyecto definitivo.

Desde las administraciones han recordado que la empresa Fertiberia debe hacer frente al gasto económico que suponga el proceso de recuperación. Según la resolución de la Audiencia Nacional debe depositar un aval de 21,9 millones de euros para este respecto.