25 de abril de 2019
  • Miércoles, 24 de Abril
  • 16 de febrero de 2008

    Huelva.-Fertiberia confía en un acuerdo "favorable" con Costas sobre el depósito de fosfoyesos en las marismas del Tinto

    HUELVA, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

    La dirección de la fábrica Fertiberia de Huelva confió hoy en alcanzar un "acuerdo favorable" con la Dirección General de Costas sobre el depósito de fosfoyesos en las marismas del Tinto, cuya licencia fue considerada "caducada" por una sentencia emitida por la Audiencia Nacional.

    En declaraciones a Europa Press, el director de la factoría sita en la Avenida Francisco Montenegro de Huelva, Roberto Ibáñez, indicó que la empresa "se encuentra a la espera de que Costas responda a la propuesta ofrecida tras la sentencia, la cual explica y razona los claros posicionamientos de Fertiberia respecto a los fosfoyesos", cuyo depósito es imprescindible para que la fábrica continúe con su actividad industrial.

    No obstante, Ibáñez consideró que la "contrapropuesta" de la Administración central "no llegará hasta después del proceso electoral del próximo 9 de marzo", aunque, en todo caso, confío en "alcanzar un acuerdo" previo a la sentencia que debe emitir el Tribunal Supremo, toda vez que Fertiberia recurrió la caducidad de la licencia considerada por la Audiencia Nacional en casación.

    En su propuesta, Fertiberia, a petición de Costas en cumplimiento de la sentencia de la Audiencia Nacional, elaboró un plan de cierre de la factoría que contemplaba un plazo de diez años, ya que la dirección ha estimado que debe hacerse "de forma paulatina". En principio, este plazo dado por la empresa fue considerado como "excesivo" por el propio presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves.

    Sin embargo, Ibáñez recordó entonces que el depósito de fosfoyesos es "necesario para que la planta, que cuenta con una plantilla de unos 300 trabajadores, pueda seguir funcionando", aunque confió en que Costas "acceda a conceder este plazo para planificar el cierre".

    Con todo, indicó que en la respuesta a la orden ministerial de Costas, enviada el pasado 31 de octubre, la empresa recuerda que la sentencia de la Audiencia Nacional "no es definitiva, de forma que una ejecución de la misma ahora, podría tener unas consecuencias irreparables en el caso de que el signo de esta resolución fuera el contrario tras ser analizado por el Supremo".

    MINIMIZAR EL IMPACTO.

    En este sentido, la empresa destaca que estos daños "afectarían no sólo a Fertiberia, sino también a otras empresas como Foret, que también utiliza las balsas de fosfoyesos", por lo que la factoría, a petición de Costas, ha diseñado un plan que "trate de compaginar todos los intereses y minimice el impacto negativo de esta orden ministerial".

    La empresa propone que este cese de la actividad se produzca el 31 de diciembre de 2016, plazo en el que Fertiberia procedería a la devolución paulatina de los terrenos afectados por el depósito de las balsas de fosfoyesos y a la revegetación de los mismos antes de devolverlos.

    Además, la factoría también está pendiente de que la Delegación de Medio Ambiente conceda la Autorización Ambiental Integrada (AAI) necesaria para adaptar su actividad a la nueva normativa europea de la IPPC y seguir funcionando, si bien Ibáñez consideró que "esta autorización no debe plantear ningún problema si se acepta el plan de cierre porque la empresa cuenta con todo los parámetros legales".

    A la espera de una respuesta por parte de Costas, el director de Fertiberia quiso recordar que la empresa "querría permanecer funcionando en esta zona porque sigue habiendo negocio", aunque precisó que este plan de cierre "responde a la petición que ha realizado Costas" en cumplimento de la sentencia de la Audiencia Nacional, que está recurrida ante el Supremo por la empresa.

    NUEVA SITUACIÓN.

    A la situación "de espera" de una respuesta por parte de Costas de Fertiberia, se ha unido esta semana la circunstancia de la presentación de un expediente de extinción de los contratos de toda la plantilla, previo al cierre, de la empresa Nilefós Química --antigua Rhodia-- que, fruto de las interrelaciones existentes entre las factorías de la Avenida Francisco Montenegro, es el principal cliente y comprador del ácido fosfórico que produce Fertiberia.

    Ibáñez reconoció que, aunque este cierre "afectará a Fertiberia como lo hará a otras empresas del Polo Químico, aunque no de forma determinante porque se pueden buscar otros clientes", si bien resaltó que el debate sobre el futuro de la Avenida Francisco Montenegro "no ayuda a solucionar este tipo de situaciones", por lo que confió en que el caso de Nilefós sirva para "reflexionar porque lo importante son las 500 familias que ahora mismo tienen un interrogante".