22 de octubre de 2019
21 de febrero de 2010

Recibidas 750 denuncias por maltrato y unas 480 personas cuentan con órdenes de protección en 2009, según la CEP

La confederación policial pide más personal porque la calidad del servicio a proteger "no es el que se debiera"

HUELVA, 21 Feb. (EUROPA PRESS) -

El secretario provincial de la Confederación Española de Policía (CEP) en Huelva, Rafael Álvarez Gutiérrez, aseguró hoy que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en Huelva han recibido unas 750 denuncias por delitos de maltrato y unas 480 personas cuentan con órdenes de alejamiento.

Según los datos, a los que tuvo acceso Europa Press, el 18 por ciento de las denuncias se interpusieron por malos tratos en el ámbito familiar; el 11 por ciento por malos tratos habituales; por lesiones el 26; por amenazas el 28 y por quebrantamiento de condena un siete por ciento.

En cuanto a denunciantes, el 71 por ciento son españoles y un 29 extranjeros. Del total, el 87 por ciento son mujeres con edades comprendidas entre 21 a 50 años. Respecto a los denunciados, el 75 por ciento son españoles y el 25 extranjeros; un 62 por ciento de estos son cónyuges o parejas; el 32 ex-cónyuges o ex-parejas y el seis novio o ex-novio.

Según explicó Álvarez, el Cuerpo Nacional de Policía vela para que estos hechos no se produzcan, ya que por un lado está el Servicio de Atención a la Familia (SAF) que depende de la Policía Judicial y atiende a las víctimas de violencia de género, y por otro, la Unidad de Prevención Asistencia y Protección (UPAP), que realiza todas las gestiones y diligencias necesarias y protege personalmente a las víctimas.

En este sentido, el secretario de la CEP en Huelva aseguró que es "necesario más personal", ya que cada agente "tiene que proteger alrededor de tres o cuatro mujeres más que lo recomendable por los protocolos de actuación", por lo que la calidad del servicio a proteger "no es el que se debiera".

Durante 2009, se produjeron dos víctimas por violencia de género. En febrero una mujer de unos 35 años fue hallada muerta en su domicilio de Rociana del Condado con signos de haber podido ser asesinada y apareciendo posteriormente muerto en un pozo de Rociana a C.M.D. de 38 años y presunto autor de la muerte por estrangulamiento de su mujer.

La segunda víctima, de nacionalidad colombiana y de 42 años de edad, falleció el pasado mes de diciembre cuando un joven de 21 años de nacionalidad cubana identificado como R.M.T., con el que compartía piso, presuntamente acabó con su vida en un piso en la calle Federico Molina de la capital.