23 de noviembre de 2019
  • Viernes, 22 de Noviembre
  • 4 de septiembre de 2009

    Sucesos.- Imputan a tres individuos como presuntos autores de tres incendios en Bollullos, Bonares y Calañas

    HUELVA, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

    La Unidad de Policía Nacional Adscrita a la Junta de Andalucía ha imputado a tres individuos, J.L.R., de 68 años; a M.S.V., de 50 años, y a M.P.G, de 47, como presuntos autores de tres incendios esclarecidos en las últimas semanas ocurridos en los términos municipales de Bollullos Par del Condado, Bonares y Calañas (Huelva).

    Según señaló la Junta en un comunicado, por un lado, los agentes han concluido la investigación de un incendio forestal ocurrido en el paraje Molino de Viento de Bonares, en el que se quemaron cuatro hectáreas, de las que 3,5 eran agrícolas y el resto de vegetación forestal compuesta sobre todo de cañaveral. El fuego se inició en una finca en la que previamente se había segado y en la que después se realizó una quema de rastrojo sin autorización previa y sin la adopción de las oportunas medidas de seguridad.

    Por el incendio en el paraje conocido como Arroyo de la Carcaba de Bollullos, en el que se quemaron 0,4 hectáreas de vegetación de terreno agrícola y forestal, la Policía Autonómica ha imputado a M.S.V., como responsable de un presunto delito de incendio forestal negligente.

    Este lugar, se trata de un vertedero utilizado por el ayuntamiento para el depósito tanto de plantas como de árboles, así como para la recogida de enseres domésticos, el cual carecía de vigilancia, cerramiento de vallado, cortafuego perimetral, cuba con agua o cualquier otro medio para extinción de incendios.

    Por otro lado, los agentes policiales también han investigado un incendio que quemó una hectárea de matorral en Calañas, cuya operación concluyó con la imputación de M.P.G., por un presunto delito de incendio forestal intencionado al haber realizado trabajos de limpieza de terreno en el paraje Huerto Marco, eliminación de zarzas y poda de árboles frutales, cuyos restos fueron amontonados en distintos lugares para su quema.