24 de octubre de 2020
20 de septiembre de 2020

CREA Distrito gana el primer Premio Magallanes-Elcano con su idea para redefinir el centro de las ciudades

CREA Distrito gana el primer Premio Magallanes-Elcano con su idea para redefinir el centro de las ciudades
Ganadores de los premios del Congreso de Innovación Social Magallanes-Elcano - MARÍA JOSÉ LÓPEZ - EUROPA PRESS

SEVILLA, 20 Sep. (EUROPA PRESS) -

El jurado del Congreso Internacional de Innovación Social V Centenario Magallanes-Elcano, que ha concluido este domingo en Sevilla, ha proclamado ganador del primer premio a CREA Distrito, con su idea para redefinir el casco histórico de las ciudades para hacerlos en espacios en los que confluyan la iniciativa privada y pública, ya que "el Covid-19 está demostrando lo vulnerable que es la idea de dejar el desarrollo de los centros en mano del sector servicios".

Así lo ha expresado Carlos García Vázquez, uno de los componentes de este proyecto integrado por él, Safiya Tabali, José Manuel Romero Ojeda, Antonio Alanís Arroyo y María Fernanda Carrascal Pérez, todos ellos arquitectos procedentes de la Universidad de Sevilla (US).

Su idea es que esto, el sector servicios y en gran medida el uso turístico del centro en las ciudades, "hay que complementarlo". Así pues, aunque "estos sectores son fundamentales", hay que sumarles sectores productivos y su idea "es compatible con el patrimonio".

"Los centros siempre han sido lugares productivos, cuando había talleres" en el pasado, y ahora con su propuesta de "economía cívica y colaborativa, la nueva económica, una industria blanda, sostenible", ha expresado.

En palabras de María Carrascal, un distrito creativo "no es más que una zona delimitada en una ciudad donde las ideas prosperan porque hay infraestructuras que lo permiten". Así pues, se puede conseguir que una antigua fábrica de sombreros en Sevilla que ya no se usa se convierta en "una fábrica de ideas".

Según ha explicado Carlos García, un ejemplo de distrito creativo sería el área noreste del centro de Sevilla, donde confluyen zonas de co-working en antiguos corrales de vecinos o los edificios de la antigua fábrica de tapones de Pasaje Mallol.

Así pues, solo faltan "políticas de atracción de personas creativas", que asegura que ya se dan en otras ciudades europeas, como 'Urban Pioneer' en Berlín (Alemania).

Además, se han entregado otros seis premios, como el de la categoría 'Inclusión y Empoderamiento' para Tiflo Activa, de Daniel Cucharero; el de la categoría 'Medioambiente, Agricultura y Energías Limpias' para Agro360, de Eddy Alvarado, de Santo Domingo (República Dominicana); o el de 'Cultura, Entretenimiento y Turismo' para Jardín Cosmopolita, de Francisco J Pazos.

Las otras tres categorías son 'Educación y Aprendizaje' para Smartick, que ha estado presente con uno de sus cofundadores, el sevillano Javier Arroyo; 'Ciudades, Smartcity y Territorio' para CR Lab, en Comodoro Rivadavia (Argentina), de Marina Villelabeitia; y 'Salud y Bienestar' para MzEco, Cristina Marvizón.

SMARTICK

El cofundador de Smartick Javier Arroyo ha explicado que su empresa ha creado un método online para aprender matemáticas para niños de cuatro a 14 años basado en inteligencia artificial.

Así pues, expone que permite dos cosas, por un lado, identificar con "una exactitud muy alta" que es lo que saben y con ese diagnóstico, hacer un plan de estudios a medida de cada niño. En este sentido, permite además adaptar ese plan, que "ya de por sí es personalizado", en tiempo real.

De esta forma, se define un ejercicio, se adapta, una vez el niño lo saca, "apretamos el siguiente". "Desde un punto de vista pedagógico, lo que hacemos es muy simple", ha asegurado, pues lo que hacen es averiguar la máxima capacidad de cada niño y hacen que trabaje todo los cerca posible, pero siempre un poquito por debajo para que se refuerce su autoestima.

La plataforma fue fundad por Arroyo y su socio, el malagueño Daniel González de Vega, ahora tiene oficinas en cinco países y unos 80 empleados entre pedagogos, profesores, maestros, psicólogos y matemáticos que son "gente muy potente" que incorporan los nuevos ejercicios y métodos del mercado, como el método Singapur o el ábaco holandés, además de los tradicionales.

APLICACIONES PARA AGRICULTORES Y PERSONAS CON DISCAPACIDAD

Daniel Cucharero ha expuesto que en Tiflo Activa realizan básicamente "maquetas parlantes". Así pues, al área de lo tiflotecnológico han aportado la maqueta tiflológica inteligente, la cual tienen patentada en España y que es la representación física de objetos, concretamente monumentos, con sensores táctiles y que dan como respuesta audio-descripciones, pensadas para empresas de turismo o arquitectura. Están pensadas sobre todo para el público con deficiencia visual.

Agro360 surge a raíz de dotar a las comunidades rurales de medios que impidan la pérdida de cosecha por las enfermedades de las plantes y ha creado un sistema de sensores ambientales que las detectan de forma temprana. Así pues, estos se colocan en las plantas, se comunican con una estación que funciona como el 'router' de una casa que permite conectarlos y comunicar la cantidad de luz que reciben, la presión atmosférica o la temperatura relativa en el ambiente para prevenirlas.

Funciona como una aplicación móvil con la que el agricultor puede además escanear con su teléfono las hojas de las plantas e identificar también la enfermedad de otra manera. Gracias a ella, su creador asegura haber reducido el tiempo que se tomaba antes de 72 horas para enviar una hoja a laboratorio y obtener resultados en comunidades rurales a poder diagnosticar una enfermedad en solo tres segundos.

Mediante videollamada desde Cazalla de la Sierra (Sevilla), Cristina Marvizón ha explicado que en MzEco canalizan la polución del aire, del clima, los vehículos y su impacto en la salud de las personas con enfermedades con deficiencias respiratorias para mejorar la calidad del aire y la salud de las personas.