12 de noviembre de 2019
1 de julio de 2014

Acusado de tirotear a un hombre desde la terraza niega los hechos y dice que no estaba en el lugar

MÁLAGA, 1 Jul. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de matar a otro al que supuestamente disparó desde la terraza de una vivienda en Torremolinos (Málaga) ha negado los hechos y ha asegurado que en ese momento estaba en su casa, en la barriada malagueña de Campanillas, y no en el lugar del suceso. Además, ha insistido en que conocía a la víctima sólo de vista, pero nunca había tenido una conversación con ella. El otro acusado ha dicho que no escondió a su primo para que huyera de la justicia.

Ambos procesados han declarado este martes ante el jurado popular encargado de enjuiciarlos. La Fiscalía de Málaga acusa al principal acusado por los delitos de asesinato, por el que pide 17 años de prisión; y tenencia ilícita de armas, por el que solicita un año y medio de cárcel. Además, insta a que indemnice a los familiares del fallecido con la cantidad de 150.000 euros. A su primo lo acusa de un delito de encubrimiento y pide un año y medio de prisión.

Los hechos sucedieron en junio de 2012. La víctima de 22 años y de nacionalidad argentina, fue hasta la vivienda donde residía el acusado y su madre y estando en el exterior "se originó una disputa" entre ellos, en la que el acusado, dice el fiscal, "disparó reiteradamente" desde la terraza. La víctima falleció a consecuencia "de 12 heridas de arma de fuego efectuadas por cinco disparos". Fue detenido meses después en la casa de Campanillas de su primo.

El principal acusado ha asegurado que el día de los hechos estuvo con un amigo viendo la final de la Eurocopa y luego fue a la Feria de Arroyo de la Miel, en Benalmádena (Málaga), tras lo que se fue a su casa en la barriada de Campanillas, donde vive desde hace tiempo, cerca del picadero en el que trabaja en la doma de caballos, insistiendo en que él no reside en Torremolinos, aunque alguna vez fuera a ver a su madre allí.

Ha reiterado que el fallecido no era su amigo y sólo lo conocía de vista, calificando de "incierto" que le disparara. Asimismo, ha negado que tuviera un arma y que se escondiera en casa de su primo --el otro acusado--, que vive cerca de su casa, en la misma barriada malagueña, estando sus viviendas unidas por un patio común. Además, ha dicho que él hizo su vida normal hasta que fue detenido por la Policía.

"No he eludido a la justicia para nada", ha asegurado, al tiempo que ha dicho no entender cómo hay una llamada de su parte a la víctima. El otro procesado ha declarado que no acogió a su primo y que aquel no fue detenido en su vivienda ni huyó de ella al saber que estaba la Policía. Ha negado que supiera que a su pariente se le relacionaba con los hechos y ha ratificado lo dicho por el anterior, que hacía una vida normal con su trabajo y su casa.

Para leer más