21 de abril de 2019
18 de julio de 2010

Acusan a tres hombres por el accidente que sufrió un trabajador que pintaba un centro comercial

MÁLAGA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Málaga ha acusado a tres hombres en relación con el accidente laboral que sufrió un trabajador que estaba realizando labores de pintura en un centro comercial en construcción en la localidad malagueña de Marbella y que cayó por el hueco de uno de los sótanos, lo que le provocó varias lesiones que le llevaron a estar un mes en coma.

El centro comercial era promovido desde 2001 por una empresa que contrató la ejecución de las obras con un total de nueve sociedades distintas. Así, el fiscal acusa al que se encargó desde marzo de 2004 de la gestión y dirección de la empresa principal y al responsable de la firma subcontratada para los trabajos de pintura, según el escrito inicial del fiscal.

Asimismo, el ministerio público acusa a una tercera persona, arquitecto técnico de profesión, al que se le encargó la elaboración del estudio de seguridad y la dirección de la ejecución material de la obra. Además, éste también suscribió un contrato de arrendamiento de servicios por el que asumía la coordinación de seguridad.

Según las conclusiones provisionales, a las que tuvo acceso Europa Press, en uno de los sótanos del centro había unos huecos de ventilación, que, según el estudio de seguridad, "debían estar tapados con elementos horizontales de madera o metálicos, rodeados de barandillas y un mallazo.

No obstante, en enero de 2005, esos huecos estaban "sin las protecciones adecuadas --señala el fiscal-- por haber sido retirado el mallazo para facilitar las tareas de hormigonado, que en esa fecha llevaba a cabo una de las subcontratas". En febrero de dicho año, el trabajador lesionado y otro compañero realizaban trabajos de pintura de los muros del primer sótano.

SIN ADVERTENCIA

Estos trabajadores, explica el escrito, realizaban esas tareas "sin haber sido advertidos de la existencia de huecos en el forjado y en el que tampoco habían colocado señales de advertencia sobre ello", por lo que "no hacían uso de arneses o cinturones de seguridad". Además, el empleado lesionado "no había recibido formación" sobre los riesgos de su puesto de trabajo.

Un día, éste se iba desplazando por el muro para realizar estas tareas y en un momento determinado cayó desde el primer al segundo sótano por uno de los huecos de ventilación situado detrás de él, de 2,70 metros de longitud, "que se hallaba totalmente al descubierto", indica el ministerio público en su escrito.

Como consecuencia del golpe, el trabajador sufrió traumatismo encefálico severo y estuvo en coma durante un mes. Posteriormente, le fue reconocida la invalidez permanente absoluta. Además, se señala que otro empleado que realizaba las mismas tareas ese día "estuvo expuesto también a sufrir daños físicos".

A los tres hombres se les acusa de lesiones imprudentes y de un delito contra la seguridad de los trabajadores, por lo que el fiscal pide dos años y medio de cárcel para cada uno. Además, insta a que se indemnice al trabajador perjudicado con 290.800 euros por los días de hospitalización y los de curación, por la incapacidad y por las secuelas.