30 de marzo de 2020
23 de abril de 2018

Aplazan el comienzo del juicio a acusados de asaltar a dos hombres para robarles droga y por matar a uno de ellos

Aplazan el comienzo del juicio a acusados de asaltar a dos hombres para robarles droga y por matar a uno de ellos
EUROPA PRESS

MÁLAGA, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sección Novena de la Audiencia de Málaga ha aplazado hasta mayo el juicio que estaba previsto que comenzara este lunes a los supuestos miembros de una organización criminal, acusados de, presuntamente, asaltar una vivienda para robar a dos hombres 28 kilos de cocaína y acabar con la vida de uno de ellos. El motivo de la suspensión ha sido que una de los procesados no ha comparecido.

La Fiscalía acusa a 14 personas, de los que 13 son presuntamente miembros de un grupo criminal dedicado a localizar traficantes de cocaína para "urdir planes dirigidos a la sustracción de la droga", para lo que realizan seguimientos y usaban armas, distintivos y ropas propias de la policía para disimular. El último procesado es uno de los supuestos narcotraficantes a los que robaron.

Así, una mujer, acusada por los delitos de asesinato, tráfico de drogas, falsificación de monedas y robo con intimidación, no ha comparecido este lunes a la primera sesión de la vista oral, por lo que el ministerio fiscal ha pedido que se suspendiera la sesión y se dictara una orden de busca y captura para localizar a dicha procesada.

La Sala ha acordado dicha orden, así como que transcurrido un plazo, estipulado de diez días, se decrete la situación de rebeldía de la acusada si no ha sido localizada. Así, ha convocado a las partes para iniciar el juicio el día 15 de mayo respecto de todos los procesados si se ha encontrado a la mujer o sobre el resto si ésta no lo ha sido.

Según señala la acusación pública en su escrito inicial, al que ha tenido acceso Europa Press, cada acusado tenía una tarea en el grupo, siendo los presuntos cabecillas dos hombres que se encuentran en rebeldía.

Así, dice el fiscal, en mayo de 2015, los acusados mantuvieron una reunión en Madrid y en ella una mujer se refirió a la existencia de una importante partida de cocaína en poder de dos hombres; ante lo que "se elabora un plan consistente en viajar a Málaga y dirigirse al lugar donde estaba la droga, simulando interés por comprarla".

Para eso, se hicieron, según el relato del ministerio público, con 505.900 euros en billetes falsos que había preparado uno de los procesados. Los acusados llegaron a Málaga a mediados de mayo y comenzaron los dispositivos de vigilancia y control sobre los vehículos de los dos hombres que tenían la droga.

Esta acusación sostiene en sus conclusiones provisionales que uno de los procesados se hizo pasar por comprador de la sustancia y concertó con los dos hombres una reunión, que en todo momento fue vigilada por otros acusados.

Los seguimientos y las comunicaciones entre los acusados para localizar a las víctimas continuaron y así, según sostiene el fiscal, la mayoría de los procesados se dirigió a la vivienda en la que estaba la cocaína, en Mijas (Málaga) para esperar escondidos a los dos hombres.

La Fiscalía señala que en el momento en el que irrumpieron todos, portando varios de ellos pasamontañas y gorras para ocultar sus rasgos, una de las víctimas intentó sacar un arma u otro objeto para defenderse, pero fue reducido por los demás, y "tras maniatarle con unas bridas de plástico, les dispararon tres veces".

El hombre falleció en el acto y los demás se dieron a la fuga, "apoderándose de la sustancia estupefaciente", que resultó ser algo más de 28 kilos de cocaína, con una valor de 1,1 millones de euros. No obstante, la Guardia Civil logró detener a varios de los acusados y se produjeron distintos registros domiciliarios.

Así, el fiscal acusa a los 14 procesados por un delito de tráfico de drogas; a nueve de ellos además por un delito de asesinato; a 13 también por un delito de falsificación de moneda y por otro de robo con intimidación y uso de armas; mientras que a cinco procesados los acusa, asimismo, de tenencia ilícita de armas.

Por el delito de asesinato pide 20 años de prisión; por el de tráfico de drogas, once u ocho años de cárcel; por el de falsificación, cinco años; por el de robo, otros cinco años; y por el de tenencia de armas, dos años de prisión. En el caso de uno de ellos, se pide menos pena que al resto en todos los delitos al instar que se le aplique la atenuante de confesión.

Para leer más