27 de febrero de 2021
30 de marzo de 2014

Arquitectos critican la "inoperancia" del Ayuntamiento en la conservación de edificios abandonados del centro

Instan a buscar una "solución" para las 'tecnocasas' y proponen la construcción de equipamientos como residencias para estudiantes

MÁLAGA, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El decano del Colegio de Arquitectos de Málaga, Antonio Vargas, ha afirmado que, en muchos casos, el Ayuntamiento de la capital se muestra "inoperante" a la hora de hacer cumplir las obligaciones de mantenimiento, seguridad y conservación de los propietarios de edificios abandonados del centro. Aunque ha reconocido que "no todos los dueños actúan de mala fe", habiendo algunos de ellos que se ven imposibilitados por la crisis, sí ha incidido en que hay otros cuya estrategia "es dejar caer los inmuebles porque consideran que es más rentable", algo que "se les permite".

De todos modos, el representante de los arquitectos malagueños también ha manifestado a Europa Press que, en otros casos, "la gestión municipal lenta y pesada impide que el que quiera hacer las cosas bien pueda hacerlas, dentro de los plazos establecidos".

Vargas ha advertido de que el centro de Málaga, en general, "está mal", con "un nivel de deterioro importante". A su juicio, ello evidencia que ciertos mecanismos "no están siendo efectivos" en muchos inmuebles catalogados, poniendo como ejemplo la Inspección Técnica de Edificios (ITE).

En suma, ha lamentado que en la conservación del centro histórico haya "dejadez; inoperancia por parte del Ayuntamiento, sobre todo porque, aludiendo a que la situación económica es mala, su comportamiento ha sido permisivo con los propietarios que no cumplían sus obligaciones, lo que lo ha convertido en una especie de cómplice; y también mala fe por parte de algunos dueños de edificios".

Como falta de esa agilidad por parte del Consistorio, Vargas ha mencionado también que haya habido que esperar a que se produjera un incendio en el edificio del antiguo cine Andalucía, situado en calle Victoria y cerrado desde que dejó su actividad en 2005, para tener un listado con los inmuebles privados abandonados en el centro. "Es lamentable", ha opinado, sobre todo porque, "tras todos estos años de crisis, no creo que la Gerencia de Urbanismo esté desbordada de trabajo".

Ha echado de menos que "el Ayuntamiento ni siquiera aplique los mecanismos, ya de por sí escasos, con los que cuenta para regular el mercado del suelo y para preservar el patrimonio", lo que se traduce en que "no se evite la especulación". "La ciudad de la que todos estábamos orgullosos se va perdiendo poco a poco", ha apostillado.

RESIDENCIAS DE ESTUDIANTES EN LAS 'TECNOCASAS'

Sobre el abandono del plan firmado en 2005 entre la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento para impulsar las denominadas 'tecnocasas', unas viviendas públicas con un espacio vinculado para el teletrabajo con las que revitalizar algunas de las zonas más degradadas del centro, Vargas ha considerado que es "un nuevo ejemplo de desencuentro entre ambas administraciones".

En este punto, ha instado a la Consejería de Fomento y Vivienda y al Consistorio a seguir la negociación iniciada ahora y "encontrar una solución" que sirva de alternativa. Así, ha propuesto destinar algunos de esas parcelas a la construcción de residencias de estudiantes, para cuya gestión se plantean diferentes fórmulas, ya que "aún hay facultades a las que les quedan muchos años en el campus de El Ejido".

Para Vargas, que "el centro se dinamice con una población universitaria sería muy positivo". Pero también ha mencionado otros equipamientos de uso ciudadano de los que carece el corazón de la ciudad y que lo harían atractivo para que un determinado sector de la población fijara en él su residencia.

Al respecto, el decano del Colegio de Arquitectos de Málaga ha hecho hincapié en la necesidad de estudiar una política de equipamientos que "haga más cómodo el centro", ya que, según ha aseverado, "es muy difícil que familias con hijos pequeños vivan en este espacio de la ciudad porque es incómodo para ellas". "De un centro de oficinas se ha pasado a otro hostelero, con una invasión de la vía pública --ha alertado--; es un parque temático, que expulsa a la población", que, ha precisado, "también es necesaria".

PEPRI-CENTRO

Precisamente, preguntado por la revisión del Plan Especial de Protección y Reforma Interior (Pepri) del Centro, que data de octubre de 1989, ha incidido en que es necesario porque "en los años 80 era un espacio completamente distinto desde el punto de vista socioeconómico al que tenemos ahora y respondía a un criterio de delimitación un tanto decimonónico, de lo que era la ciudad histórica amurallada".

"Han surgido nuevas necesidades, nuevos usos y nuevos equipamientos", ha apuntado Vargas, subrayando la conveniencia de contar con "un texto refundido claro" después de las modificaciones llevadas a cabo tras 25 años. "El centro ha ganado mucho, está mejor que hace 20 años, evidentemente, pero aún le queda muchísimo por hacer", ha expuesto.

En su opinión, es preciso llevar a cabo "una regulación más seria y rigurosa" en cuanto a la aplicación de locales comerciales y sobre todo "una voluntad real de cumplimiento por parte del Ayuntamiento": "no tiene sentido que tengamos una política de protección del patrimonio y que se obligue al propietario a recuperar los estucos de un edificio y que debajo se permita instalar una tienda 'Compro oro', por ejemplo".

Por ello, el representante de los arquitectos malagueños ha abogado por encontrar un "equilibrio" entre los diferentes usos y por llevar a cabo una política de vigilancia, de modo que "se consiga que el visitante llegue a Málaga porque le gusta la ciudad en sí y no porque le hemos preparado una especie de parque de atracciones, que lo que hace es expulsar a los residentes".