5 de agosto de 2020
4 de julio de 2020

El artista malagueño Javier Calleja lleva a Tokio su escultura 'Heads', la mayor que ha realizado hasta el momento

Mide tres metros y está compuesta por cinco cabezas que se diferencian por el color de su pelo y sus ojos

El artista malagueño Javier Calleja lleva a Tokio su escultura 'Heads', la mayor que ha realizado hasta el momento
El artista malagueño lleva a Tokio la estructura 'Heads', la mayor escultura realizada por él mismo hasta la fecha - ESTUDIO JAVIER CALLEJA

MÁLAGA, 4 Jul. (EUROPA PRESS) -

El artista malagueño Javier Calleja participa desde este sábado hasta el 26 de julio en 'Global Pop Underground', una exposición colectiva comisariada por la galería de arte contemporáneo Nanzuka en el Parco Museum Tokio. Para ella, ha realizado su mayor escultura hasta la fecha.

La obra, compuesta por cinco cabezas que se diferencian por el color de su pelo y sus ojos, logra trasladar a las tres dimensiones los conceptos pictóricos más recientes del artista, pero lo más importante es que establece un vínculo significativo con sus anteriores obras.

La exposición se propone reconfigurar la selección de artistas globales de la galería desde la perspectiva del 'underground' y la escultura de Calleja es una estructura semejante a un 'cairn' formada por sus características cabezas, que se amontonan hasta una altura de tres metros.

"Yo soy de una ciudad de la costa con bonitas playas de guijarros (Málaga), y una de las cosas que hacía todo el mundo cuando disfrutaba del mar eran torres de piedras, ha explicado Calleja sobre el origen del concepto.

Gran amante de trabajar con materiales inesperados, reutilizar objetos preexistentes y jugar con la perspectiva y la escala, el artista ha regresado con frecuencia a estos tiempos pasados dibujando piedras con ojos o esculpiéndolas en madera. Hace poco, buscando una manera de enlazar esta parte de su producción con su obra actual, empezó a deconstruir a sus personajes usando sus cabezas como un elemento aislado, y jugando con ellas de forma parecida a como jugaba con guijarros o piedrecitas en su ciudad natal.

El resultado ha sido una escultura monumental que evoca la magnificencia de los antiguos monolitos, obeliscos y tótems, así como la fragilidad y sorprendente efecto de las torres de piedra, sin perder el espíritu alegre de la imaginería de Calleja, han precisado desde el estudio del artista.

"PODEROSO SIMBOLISMO"

Pese a que le ha sido fácil ver su pintura en forma de escultura, para trasladar este concepto a una forma tridimensional ha sido necesario todo un equipo de profesionales experimentados. La obra, hecha de aluminio, con ojos de vidrio fabricados expresamente para ella, está laminada con un revestimiento resistente a la intemperie que consigue reproducir la suavidad de los pasteles, el grafito y la pintura acrílica que usa Calleja en su obra.

Con su uso constante de los personajes de ojos grandes como metáforas de sí mismo y de sus experiencias, la elección de un formato de piedras apiladas contiene, por debajo de su superficie lúdica, "un poderoso simbolismo".

"Si la costumbre originaria de amontonar piedras aporta beneficios en términos de 'mindfulness' y de meditación, Heads [Cabezas] invita al espectador a indagar en sus caras desde ángulos distintos, y a perderse en sus enormes ojos. Al mismo tiempo, la obra plasma la fragilidad de la condición humana evocando el carácter efímero de estas estructuras, y un equilibrio absoluto que es capital para su existencia, y la nuestra", han incidido desde el estudio de Calleja.

Para leer más