21 de abril de 2019
16 de septiembre de 2014

El Ayuntamiento de Málaga revisa y limpia cerca de 5.000 alcantarillas de un centenar de calles de la ciudad

Este plan anual especial se extiende a lo largo de dos meses en las zonas más sensibles a acumulaciones de agua de lluvia

   MÁLAGA, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Málaga ha comenzado el plan anual de inspección preventiva y limpieza de imbornales. Como cada año, antes del inicio de la temporada de lluvias, desde Empresa Municipal de Aguas (Emasa) se procede a la revisión e inspección de las alcantarillas de la ciudad.

   Esta campaña especial de limpieza se desarrolla a lo largo de dos meses y se extenderá a un total 4.870 absorbedores situados en 96 calles de la ciudad, según ha informado este martes el Consistorio en un comunicado.

   Así, han indicado, ya se está realizando una inspección ocular y una limpieza del sistema de drenaje existente en la ciudad, con el objetivo de reducir los posibles problemas que se puedan originar, debido a lluvias importantes, en las zonas de la ciudad situadas especialmente en puntos bajos y donde pueden producirse significativas acumulaciones de agua.

   La actuación se inicia con una inspección preventiva para detectar las posibles incidencias causadas por una acumulación de suciedad o la emisión de malos olores.

   Posteriormente, el servicio de limpieza de redes de Emasa procede a subsanar las anomalías detectadas. En algunas calles de la ciudad, en las que las rejillas de las alcantarillas están situadas en  zonas de estacionamiento será necesaria la retirada de los vehículos, para lo que se cuenta con la colaboración de las Juntas Municipales de Distrito y de la Policía Local.

   Las tareas que se ejecutan tradicionalmente en esta actuación de carácter anual son tres. En primer lugar se procede a la limpieza de las rejillas y de las arquetas de las alcantarillas debido a la acumulación de residuos sólidos urbanos.

   En los casos en los que se han detectado problemas de drenaje, debido a la saturación completa de la arqueta, se procede a su vaciado completo para posibilitar que el agua de lluvia discurra con normalidad en su interior.

   Por último, se solucionan los problemas de malos olores detectados debidos a fallos que se hayan originado en el sistema sifónico o en la clapeta antiolor  con que cuentan las alcantarillas de la ciudad.

   Se destinan a este Plan Anual de Inspección y Limpieza dos camiones de limpieza y tres brigadas, integradas cada una de ellas por dos operarios y un supervisor.

Para leer más