20 de enero de 2020
29 de julio de 2009

El Ayuntamiento de Marbella aprueba de forma provisional el primer PGOU de los últimos 23 años

El documento recibe el visto bueno de PP y PSOE y el rechazo de IU y un edil socialista, en contra de la disciplina de su partido

MARBELLA (MÁLAGA), 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Ayuntamiento de Marbella (Málaga) aprobó hoy por segunda vez de forma provisional el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el primero de los últimos 23 años, ya que el anterior databa de 1986.

La revisión de este texto contó con el apoyo de PP y PSOE, así como el rechazo de IU y el edil socialista de San Pedro Alcántara Juan Luis Mena, que rompió con la disciplina de su partido. Además, se ausentó otro concejal de este grupo municipal, Javier de Luis, "debido a asuntos familiares justificados", según señaló a Europa Press.

Los tres grupos políticos coincidieron en calificar este día como "histórico" con la aprobación de un Plan que pondrá fin "al caos en el urbanismo de Marbella" y ofrecerá seguridad jurídica a los inversores y las familias de la ciudad, según precisó la alcaldesa marbellí, Ángeles Muñoz.

Precisamente, este documento "propiciará tranquilidad a las 16.500 familias que ahora habitan en viviendas en situación irregular" y que quedan incluidas en el texto mediante el sistema de compensaciones que deberán abonar los promotores.

"Estos inmuebles contarán con su licencia de primera ocupación y su situación se normalizará mediante un sistema de compensaciones justo", añadió Muñoz, quien subrayó que estas cargas económicas no recaerán finalmente en los particulares

Frente a estas 16.500 viviendas que se regularizarán con el nuevo PGOU, quedarán fuera de ordenación 1.000 inmuebles, así como otro medio millar de casas, entre ellas, las urbanizaciones de Banana Beach con más de 300 apartamentos, las viviendas que se asientan sobre un yacimiento arqueológico en Río Real y una treintena de casas en El Alicate, en la zona de La Víbora.

En este sentido, la regidora de Marbella anunció que mantendrá mañana una reunión con los vecinos afectados y mostró su compromiso a trabajar "de manera conjunta con el resto de administraciones para buscar una solución a esta situación".

DESLINDE

Por otra parte, Muñoz subrayó que el nuevo Plan zanja la polémica suscitada por la oposición en torno a las lindes con Benahavís, después de que el Consejo Consultivo de Andalucía estableciera que el suelo que estaba en litigio en las zonas de Benahavís, Ojén y Mijas tiene que respetar lo que urbanísticamente estaba aprobado desde el año 1986.

El dictamen del Consejo se ha incorporado a la ratificación del Plan, para que sea la Junta de Andalucía, como órgano competente, la que acometa el deslinde o la alteración del término municipal de Marbella, antes de proceder a la aprobación definitiva del PGOU por parte de la Administración autonómica.

"Se acalla así una polémica malintencionada que en nada ha beneficiado a los intereses de Marbella y sus políticos", aseguró Muñoz, quien criticó a los socialistas "por no pedir perdón". "Ustedes verán su altura política", apostilló.

Sin embargo, la portavoz del PSOE, Susana Radío, reiteró la postura de su grupo y criticó que estas modificaciones en las lindes, "saltándose todos los terrenos", supondrán una pérdida de 100.000 metros para Marbella en beneficio de Benahavís, donde "la alcaldesa y su familia tienen intereses urbanísticos".

Radío también se mostró en contra de otras modificaciones que el PP introdujo en el texto, como la reducción de las compensaciones que tendrán que realizar algunos promotores, y criticó la falta de consenso ciudadano en la tramitación del plan.

Finalmente, los socialistas votaron a favor del PGOU "porque Marbella no puede esperar más y necesita un marco jurídico", aunque su portavoz advirtió de que no se trata de "un cheque en blanco", sino de un punto de partida para cumplir "estrictamente" lo establecido en el texto.

Por su parte, el concejal y portavoz de IU, Enrique Monterroso, mostró su rechazo al nuevo documento porque "será legal, pero de dudosa moralidad".

"Existe la creencia fundada de que es ingestionable, es decir, que será muy difícil trasladar a la realidad los dibujos del Plan. Si el PGOU de 1986 sólo se gestionó legalmente en un 20 por ciento, en este caso, sucederá lo mismo", apuntó.

Además, criticó que el objetivo sea principalmente, normalizar lo construido ilegalmente "porque entonces será un plan viciado de origen que no contribuirá a un verdadero desarrollo urbano al servicio de las personas".

DISCREPANCIAS EN EL PSOE

Junto al portavoz de IU, el edil socialista por San Pedro Alcántara Juan Luis Mena votó en contra de la revisión del PGOU, rompiendo así con la disciplina de su partido.

El concejal justificó su decisión en que la tramitación se está realizando "con demasiadas prisas", por lo que solicitó más tiempo para estudiar la inclusión de alegaciones que "mejorarían la situación de San Pedro Alcántara". "Otra vez se vuelve a condenar a este núcleo poblacional. Siempre nos olvidamos de la misma parte", añadió.

Mena, que entró en la formación como independiente y actualmente es militante, subrayó que un concejal debe votar a favor de los ciudadanos y el interés general, no de los partidos políticos. "El PSOE ha tomado una decisión en clave política y no en función de lo que los ciudadanos merecen", aseveró.

El edil destacó que "mi conciencia y mi ética estará siempre con los vecinos, son por los que estuve aquí desde el principio y por los que estaré hasta que estime mi partido", declaró, para después aclarar que si mañana tiene que irse del PSOE, lo hará. "Mi grupo ya conocía que iba a votar en contra", apostilló.

A pesar de que Mena declaró que no se planteaba dejar esta formación, el secretario general del PSOE de Marbella, José Bernal, aseguró a Europa Press, que la decisión "tiene que partir de su propia persona, como coherente que es, y dar un paso adelante".

"Cuando se es valiente para votar en contra de una propuesta consensuada por el grupo, también debería serlo para abandonar la agrupación y su acta de concejal", manifestó.

Por su parte, la portavoz del grupo municipal socialista explicó que los ediles de este grupo mantuvieron una reunión para analizar el Plan y "decidimos apoyar el documento". "No se ha acatado la disciplina marcada, así que estudiaremos las consecuencias", apuntó Radío, quien no descartó "nada", ni la apertura de un expediente disciplinario. El partido se reunirá en las próximas horas y tomará una decisión en torno al futuro de este concejal socialista.