20 de abril de 2019
  • Viernes, 19 de Abril
  • 1 de junio de 2014

    Condenan a madre e hija a cuatro años por vender cocaína y hachís en su domicilio familiar

    Las acusadas tenían más de 153 gramos de droga escondidos en la vivienda, además de dinero y utensilios para preparar las dosis

    MÁLAGA, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La Audiencia Provincial de Málaga ha condenado a dos mujeres, madre e hija, a una pena de cuatro años de prisión a cada una por vender droga en el domicilio familiar, ubicado en la capital malagueña, y donde ocultaban más de 153 gramos de cocaína y hachís. Se les impone, además, el pago de una multa de 6.000 euros.

    En la misma causa han sido juzgados otros dos familiares, que vivían en la misma vivienda y que, finalmente, han sido absueltos, según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

    Los hechos sucedieron en agosto de 2009, cuando los investigadores tuvieron conocimiento, por denuncias vecinales, de la existencia de un punto de venta de drogas, en concreto en una vivienda de la barriada de La Noria de Churriana, por lo que se estableció a un dispositivo de vigilancia en la zona.

    Esto permitió a los agentes identificar hasta cuatro compradores, a los que se les intervino "una papelina de cocaína y trocitos de hachís", según la misma sentencia.

    A la vista de tales hechos, se realizó un registro en el domicilio. Durante el mismo, una de las acusadas entregó voluntariamente dos monederos que contenían 17 papelinas de plástico de color blanco conteniendo una sustancia que, una vez analizada, resultó ser cocaína, así como seis barritas de hachís.

    Asimismo, los agentes encontraron más sustancias escondidas en el salón y en los dormitorios. En total se incautaron de 12,9 gramos de cocaína --2,9 gramos en papelinas y una piedra de 10 gramos-- y 140,8 gramos de hachís, "sustancias estas que estaban destinadas por las acusadas a su transmisión a terceras personas", según considera probado la sentencia.

    En el interior de la vivienda, la Policía halló también una tabla de madera de la usadan para cortar con restos de cocaína y THC, tres picadoras de marihuana con restos de THC y nicotina, una balanza de precisión, tres cajas de bolsas de plástico de 200 unidades cada una y rollos de papel transparente cortados en distintos tamaños para preparar las dosis.

    Asimismo, se encontró la suma de 3.250 euros en metálico y dos ordenadores "adquiridos con las ganancias obtenidas de dicha actividad". Según la resolución, la sustancia intervenida habría alcanzado en el mercado ilícito un valor de 2.198 euros.

    Por estos hechos, se les condena por un delito contra la salud pública, al considerar probado, por la "contundencia" de los testimonios de los funcionarios policiales, así como por la cantidad intervenida, la forma de presentación y el hallazgo de útiles y efectos para preparar las dosis, que ambas mujeres se dedicaban en su domicilio a la venta de cocaína y hachís, y rechazando así el Tribunal que las sustancias estuvieran destinadas al consumo propio.

    De lo actuado no ha quedado probado que los otros dos acusados, yerno e hijo de una de las acusadas, participaran en las ilícitas actividades, ya que, "el simple hecho de que convivan con su madre y pareja en un domicilio en que las mismas llevan a cabo la ilícita actividad no es bastante para considerarles, sin ningún otro indicio relevante, autores del delito contra la salud pública", aún cuando, añade la sentencia, "fueren conscientes de la actividad desarrollada".

    Para leer más