19 de septiembre de 2019
2 de noviembre de 2014

El Defensor Universitario de la UMA abre 229 expedientes, la mayoría de estudiantes

Matriculas, becas y evaluación copan las solicitudes de los estudiantes, que son los que más utilizan este servicio

El Defensor Universitario de la UMA abre 229 expedientes, la mayoría de estudiantes
EUROPA PRESS

MÁLAGA, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Defensor Universitario de la Universidad de Málaga (UMA) abrió, durante el año 2013, un total de 229 expedientes, de los que la inmensa mayoría, 214, se incluyeron en la tramitación como 'quejas y reclamaciones'. Asimismo, los estudiantes fueron los que más acudieron a este servicio de la institución académica, contando con 201 de los expedientes.

Estos datos, reflejados en la memoria del Defensor y consultados por Europa Press, revelan que este servicio llevó a cabo un total de 731 actuaciones, de las que finalmente sólo 229 concluyeron en la apertura de un expediente. Asimismo, de estos, 13 fueron archivados por no estar en las competencias del organismo o por desistimiento del interesado; el resto, 502, se corresponde con consultas informadas.

Las cifras demuestran un ligero ascenso al compararlas con las del año anterior, cuando se contabilizaron 222. Asimismo, la tendencia continúa, pues según ha avanzado el defensor universitario, Manuel Montalbán, los datos de este año --cuya memoria se publicará a finales de noviembre-- siguen mostrando este aumento de quejas.

En opinión de Montalbán, este incremento no se debe a que las cosas "funcionen peor" en la UMA, sino a que tanto los estudiantes como el personal de la misma conocen mejor esta figura y confían más en el servicio que ofrece, según ha especificado.

Asimismo, el defensor ha añadido un segundo razonamiento: "estamos en época de cambios importantísimos con muchos agentes implicados", lo que provoca que los afectados tengan muchas dudas que solventar, ha argumentado a Europa Press, al tiempo que ha señalado que la mayoría de los demandantes siguen siendo alumnos.

En los datos del pasado año destaca el aumento los expedientes abiertos que fueron motivados por una queja de alumnos, mientras que aquellos de profesionales trabajadores en la propia UMA descendieron al compararlos con 2012. Por lo que respecta a 2014, se espera un aumento generalizado de las actuaciones.

De este modo, el 87,8 por ciento de los expedientes abiertos estuvieron presentados por estudiantes en 2013; mientras que en el año anterior el porcentaje era del 81,5 por ciento. A estos les siguen, muy de lejos, aquellos del Personal Docente Investigador (PDI), que representaron tan sólo un 7,4 por ciento y 17 expedientes en 2013, uno menos que en 2012.

PRINCIPALES QUEJAS Y RECLAMACIONES

Las principales quejas y reclamaciones tramitadas en el sector de estudiantes estaban relacionadas con temas de evaluación, a las que les siguieron, el pasado año, asuntos de matrículas y de becas y ayudas. En datos absolutos, el pasado año se contaron 66 quejas por evaluación, mientras que en el anterior fueron 50.

Por lo que respecta a 2014, Montalbán ha explicado que el comportamiento de los alumnos está siendo similar en algunos aspectos. Así, ha señalado que han descendido las quejas por motivo de becas ya que "se conoce más la normativa, hay más información" sobre los cambios propiciados por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en esta materia.

Además, este año, coincidiendo con los primeros graduados del Plan Bolonia, las dudas y quejas en torno a la obligatoriedad del nivel B1 de alguna lengua europea han sido las más numerosas. Así, en estos casos se ha tratado de buscar una solución a los problemas de aquellas facultades que no tenían claro cómo proceder en este asunto, por lo que "a partir de este año está claro que el B1 es la única solución", ha avanzado.

Asimismo, esta misma circunstancia ha motivado otra clase de quejas: las de aquellos que estudiantes del plan antiguo que aún tienen asignaturas por acabar y que no quieren pasarse al Grado "por una o dos asignaturas".

En relación con las quejas del Personal Docente Investigador, la mayoría han estado motivadas por asuntos de oposiciones y contratos, que han pasado de dos a cuatro entre 2012 y 2013; tras estas, el número de conflictos interpersonales se mantiene como el segundo más común. Además, este servicio también se ocupa de solventar problemas que pueda haber entre profesores.

Destaca, asimismo, que se ha producido un descenso en las quejas por temas relacionados con la asignación docente, que fueron tres en 2012 y dos en 2013. Además, este pasado año hubo una queja que no se había presentado anteriormente; en esta ocasión, estaba relacionada con el carril bici.

MEDIACIÓN

Aún así, de los expedientes abiertos, 15 se abrieron como mediación, que concluyeron con acuerdos resueltos favorablemente. Del total, de nuevo la mayoría (9) se llevaron a cabo con estudiantes, seguidos por aquellos con PDI y PAS.

Este último servicio es por el que el defensor se ha mostrado especialmente satisfecho, asegurando su intención de que sigan aumentando las mediaciones. Así, ha explicado que, cuando alguien pone una queja y ellos deciden abrir expediente, determinan también si éste será en forma de queja o reclamación o en forma de mediación.

En suma, se elige que la resolución por la vía de la mediación cuando se observa que hay "dos partes enfrentadas con respecto a una misma realidad". De esta forma, ambas partes se sientan y comparten su punto de vista, lo que, en opinión de Montalbán, funciona muy bien. "Mejora la relación aunque no se solucione formalmente", ha asegurado, argumentando que ambas partes escuchan los puntos de vista del otro.

De todas las actuaciones realizadas por este servicio de la Universidad de Málaga, más allá de las quejas y reclamaciones, lo más común son las peticiones de consultas, que este año han vuelto a incrementarse, según ha avanzado el defensor. En este punto, ha sostenido que esto se produce tanto por el conocimiento que ya se tiene de su figura, como por que ofrecen atención particularizada.

Así, estas consultas suelen referirse a información o incluso consejo sobre cómo deben enfrentarse a una situación que les desagrada o que no entienden. "Vienen a contrastar información", ha expuesto Montalbán, al tiempo que ha matizado que son "un órgano de confianza" que da orientación en casos concretos.

Montalbán ha matizado que, además de tratar de resolver las reclamaciones del personal de la UMA, de hacer de mediadores en conflictos y de dar consejos, este servicio también sirve para identificar problemas que afectan a la comunidad universitaria.

En esencia, una vez que se identifica este problema, del que puede ser incluso que haya "más afectados sin que lo sepan", desde el servicio del Defensor Universitario se intenta "que la normativa se adapte" a las necesidades y problemáticas de los universitarios.

Para leer más