1 de octubre de 2020
9 de agosto de 2020

La delegada de la Junta en Málaga ve lógica la inquietud de las AMPA y centros educativos y pide su "complicidad"

"Si Salud ha visto posible que los niños vuelvan al cole es porque desde el punto de vista sanitario no hay un riesgo extremo", asegura

La delegada de la Junta en Málaga ve lógica la inquietud de las AMPA y centros educativos y pide su "complicidad"
Niño con mascarilla andando al colegio. - COSCARON/GETTY - ARCHIVO

MÁLAGA, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

La delegada de la Junta de Andalucía en Málaga, Patricia Navarro, ha tranquilizado también a la comunidad educativa ante la próxima vuelva al cole el próximo mes y ha negado que se esté improvisando o no se esté actuando ante la situación derivada de la pandemia del COVID-19, que impidió continuar con normalidad presencial el curso escolar desde mitad de marzo.

Así, ante las críticas de profesorado, equipos directivos y asociaciones de madres y padres, Navarro ha considerado lógicas esa inquietud e incertidumbre y ha pedido la "complicidad" de toda la comunidad escolar.

"Cualquier decisión hoy por hoy no se toma igual que antes de la pandemia por la incertidumbre, y si eso lo trasladas al lugar en el que tu hijo pasa la mayor parte del día se entiende esa preocupación", ha manifestado Navarro, quien pese a entender dicha preocupación lamenta que se diga que no se está actuando desde la Junta de Andalucía: "No es cierto".

Así, ha explicado, en una entrevista con Europa Press, que el Gobierno andaluz "está actuando desde el punto de vista sanitario con todo lo que está haciendo pero las medidas para los centros educativos se han tomado de la mano de la Consejería de Salud, que nadie piense que el consejero de Educación, Javier Imbroda, se las ha sacado de debajo de la manga".

"Todo se ha hecho de acuerdo con Salud y si ha visto posible que los niños vuelvan al cole es porque desde el punto de vista sanitario no hay un riesgo extremo, si no evidentemente la Consejería y el Gobierno en su conjunto hubiera tomado una medida más drástica de no iniciarlo, igual que no se reanudó --el curso--, y se pudo haber hecho, en mayo o junio", ha explicado.

Por tanto, "la reacción es lógica, la comprendemos, pero creo que si juntos todas las administraciones hemos ido dando pasos adelante en la gestión de la crisis sanitaria la comunidad educativa se tiene que sumar a este carro".

"Necesitamos de forma urgente su implicación y complicidad", ha enfatizado, y ha explicado que a los centros educativos se les ha dado dinero para sus necesidades y sobre las medidas se ha dado autonomía para que realice su propia organización: "No es igual un colegio que otro", debido al número de alumnos, dimensiones, espacios libres, etcétera.

"Cada equipo directivo es quien mejor conoce su centro y determina qué medidas se puede tomar para cumplir las normas de seguridad", ha trasladado Patricia Navarro, que ha explicado que se está intentando tener una interlocución directa con los centros educativos y ha aludido al decálogo de la Consejería de Educación y Deporte que da respuesta a más de 300 dudas.

A juicio de Patricia Navarro, "hay que arrancar el curso e intentar hacerlo con la mayor normalidad". "Luego --ha continuado-- se irá viendo, nadie puede predecir el comportamiento del virus futuro. Intuimos que habrá más número de contagios en octubre porque nos basamos en modelos de lo más parecido que conocemos, que es la gripe pero este virus no es igual y se irá viendo".

En este punto, ha insistido en que con el escenario actual la Consejería de Salud no sólo da el visto bueno a iniciar con medidas de seguridad e higiene el curso escolar sino que "por la salud y desarrollo cognitivo y emocional de los niños es recomendable que se inicie el curso"; de hecho, la ONU ha pedido reanudar la educación presencial lo antes posible para evitar una catástrofe generacional.