14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 19 de febrero de 2014

    El deterioro de edificios y el paro por encima del 62%, problemas "estructurales" de La Trinidad y El Perchel

    Otras de las deficiencias de estos barrios son la escasa actividad comercial y los solares vacíos, según un estudio

    El deterioro de edificios y el paro por encima del 62%, problemas "estructurales" de La Trinidad y El Perchel
    EUROPA PRESS / AYTO

    MÁLAGA, 19 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El deterioro de los inmuebles; el elevado índice de desempleo, que se sitúa por encima del 62,3 por ciento, o la escasez de comercios, entre otros, se presentan como los principales problemas de los barrios de La Trinidad y El Perchel en la capital malagueña, según un estudio de diagnóstico realizado en el marco del proyecto europeo Urbact User, que tiene como principal objetivo la regeneración urbana sostenible de la ciudad.

    El informe ha sido presentado este miércoles en rueda de prensa por las concejalas de Economía y Hacienda, María del Mar Martín Rojo, y del Distrito Centro, Gemma del Corral. Se trata de un estudio socioeconómico previo a la elaboración del Plan de Acción Local (PAL) que se va a desarrollar en la zona.

    En concreto, de entre los principales elementos identificados a partir de este estudio de diagnóstico, que podrían calificarse como problemas "estructurales" de los barrios, se encuentran la ausencia de aparcamientos, el escaso uso comercial en planta baja, la baja permeabilidad con otras partes de la ciudad debido a barreras naturales o arquitectónicas, la falta de espacios libres para usos colectivos, la escasa inversión privada para la promoción de rentas libres y la proliferación de solares vacíos sin edificar, así como un estado de conservación con cierto deterioro en sus equipamientos e infraestructuras.

    Actualmente, en los barrios de La Trinidad y El Perchel, situados en el distrito Centro, residen cerca de 5.800 habitantes, en su mayoría mujeres con edades comprendidas entre los 31 y los 55 años, y con unos niveles educativos significativamente inferiores al conjunto de la capital, así como con un elevado índice de paro. La edad media de la población es de 39,5 años, mientras que la del distrito se sitúa en los 42 años.

    Según se desprende de dicho estudio, el desempleo se sitúa por encima del 62,3 por ciento y la población activa presenta unos niveles escasos de cualificación profesional, siendo éste uno de los principales problemas de ambos barrios.

    En el mismo sentido, la actividad comercial en la zona es escasa y se centra en las calles más externas --Trinidad, Jaboneros y Carril--. Así, el informe señala que se trata de una zona que tradicionalmente se había dedicado a la artesanía, la industria y la manufactura, pero que inició un proceso de declive en la primera mitad del siglo XX, como consecuencia del proceso de desindustrialización que experimentó la ciudad en esa época.

    Asimismo, se apunta que las viviendas de la zona, en su mayoría han sido de arrendamiento, lo que, unido a las rentas bajas de los vecinos, ha fomentado el deterioro de los inmuebles al no haberse realizado actuaciones de mantenimiento.

    La población sin estudios de estos barrios supone un 58 por ciento, frente al 47 por ciento del resto de la ciudad, mientras que las titulaciones universitarias representan un cinco por ciento frente al ocho por ciento de la media malagueña.

    Por otro lado, el 17,55 por ciento de la población es de origen extranjero --1.014 personas--, mientras que en el conjunto de la ciudad la inmigración supone un 8,65 por ciento. Este fenómeno es propio del distrito Centro, que acumula hasta un 12,35 por ciento de inmigrantes en relación con el total de su población.

    Además, se afirma que en estos barrios han nacido y se han desarrollado buena parte de las principales manifestaciones festivas, culturales y religiosas de la ciudad --Feria de la Trinidad, veladillas populares, concursos de engalamientos de calles, patios y balcones, Corpus, romerías, etcétera--.

    PROYECTO URBACT USER

    El Plan de Remodelación de Trinidad y Perchel (PERI) situó al barrio en unos mejores niveles de dignidad urbanística, lo que favoreció una mejora de la calidad de vida de sus vecinos. Sin embargo, no abordó el deterioro sociológico y la exclusión social de la zona, lo que motivó un cambio de estrategia municipal en el año 2004 basada en la recuperación social de estos barrios.

    El proyecto Urbact User pretende potenciar y reforzar este proceso global de transformación iniciado en 2004, con el objetivo primordial de frenar el deterioro físico del entorno urbano y transformarlo, de tal manera que genere empleo e ingresos económicos a sus habitantes.

    Este proyecto europeo tiene como principal objetivo la regeneración urbana sostenible de las ciudades socias a través de la innovación y la anticipación a los cambios que de manera espontánea se producen en las urbes.

    Además, pretende que esta regeneración sea impulsada por todos los agentes económicos, sociales y culturales de la zona, es decir, busca implicar a todos los usuarios --vecinos, comerciantes, autoridades, instituciones públicas, turistas, etcétera--.

    De este modo, junto a Málaga, en este proyecto participan otras ciudades como Grenoble (Francia), Pescara (Italia), Lublin (Polonia), Lisboa (Portugal), Copenhague (Dinamarca), Dresde (Alemania), Riga (Letonia) y Cracovia (Polonia).

    PLAN DE ACCIÓN LOCAL

    Todas las actuaciones previstas en La Trinidad y El Perchel quedarán plasmadas en un Plan de Acción Local (PAL) que deberá redactarse antes de marzo de 2015, pero cuyas bases de actuación ya han sido elaboradas.

    Entre ellas, se incluye la integración social a través de un plan específico de acción social que priorice a los colectivos más desfavorecidos y la educación ambiental, así como la dotación de papeleras, contenedores de reciclado y la reestructuración del sistema de recogida de residuos.

    Asimismo, se prevé la potenciación de los espacios públicos como motor de la convivencia ciudadana, mediante un plan de remodelación urbanística de plazas y jardines, la programación de actividades culturales en las plazas y la incentivación de la actividad comercial.

    También se pretende desarrollar una gestión para usos alternativos de los solares edificables, tanto públicos como privados --aparcamientos regulados, instalaciones deportivas, parques infantiles y zonas de juegos o huertos urbanos--.

    El impulso al turismo como motor de desarrollo urbano sostenible es otro de los puntos incluidos en el PAL, en el que se propone la rehabilitación y puesta en uso de la antigua Casa de Socorro; un plan de mejora de la ornamentación y conservación de fachadas; el embellecimiento de paredes y vallados de solares, y el desarrollo de formación laboral ocupacional en oficios tradicionales actualizados como la forja y metalistería, la cerámica o la artesanía.

    El Grupo de Acción Local a través del cual se están desarrollando estas actuaciones está liderado por la Junta Municipal de Distrito Centro, el Área de Derechos Sociales y el Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU). No obstante, este grupo está integrado por todos los agentes económicos, sociales y culturales de la zona --asociaciones de vecinos, peñas, cofradías, asociaciones de comerciantes, ONG, etcétera--.