20 de agosto de 2019
  • Lunes, 19 de Agosto
  • 10 de octubre de 2014

    Veinte detenidos y 34 imputados por fraude a la Seguridad Social

    Los arrestados vendían contratos de trabajo ficticios a personas para regularizar su situación en España o cobrar prestaciones

       MÁLAGA, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

       Agentes de la Policía Nacional han detenido en Málaga a 20 personas e imputado a otras 34 por falsedad documental y fraude a la Seguridad Social. Entre los arrestados se encuentran 14 ciudadanos extranjeros y seis españoles.

       Según las investigaciones, se habrían producido un total de 9.827 días de cotización entre todos los supuestos trabajadores. Éstos estaban contratados por tres empresas falsas, cuya deuda con la Seguridad Social y con el Servicio Público de Empleo Estatal asciende a 27.839 euros.

       Esta actuación policial se ha realizado en el marco de una operación conjunta con la Tesorería General de la Seguridad Social, la Inspección de Trabajo, el Servicio Público de Empleo Estatal y la Oficina de Extranjeros de la Subdelegación del Gobierno de Málaga.

       Las investigaciones se iniciaron en Málaga el pasado mes de abril. Durante las pesquisas se ha podido determinar que tres empresarios de origen ghanés y nacionalidad holandesa habrían vendido contratos laborales falsos a ciudadanos extranjeros, según ha informado en un comunicado el Cuerpo Nacional de Policía.

       El objetivo era, en unos casos, que estas personas pudieran conseguir prestaciones económicas indebidas del erario público y, en otros, obtener permisos de residencia con los que regularizar su situación administrativa en España.

    TRES EMPRESAS

       Las investigaciones realizadas han determinado que los tres falsos empresarios, considerados por los investigadores cabecillas de la trama, habían creado un entramado empresarial integrado por tres compañías que carecían de actividad laboral y de las que se valían para realizar contratos ficticios a cambio de dinero.

       Los supuestos empresarios formalizaban los contratos de trabajo, que eran enviados al Servicio Andaluz de Empleo (SAE) y dados de alta en la Tesorería de la Seguridad Social, con los que se habrían producido un total de 9.827 días de cotización entre todos los falsos trabajadores.

    Para leer más