26 de marzo de 2019
13 de junio de 2010

Fiscal denuncia a regantes de Río Grande por captar agua sin cumplir las condiciones requeridas

MÁLAGA, 13 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Medio Ambiente ha presentado una denuncia contra los responsables de la comunidad de regantes de Río Grande por entender que no cumplen las condiciones para la captación de aguas y la construcción de mecanismos para derivar este elemento, con lo que estarían ocasionando "un perjuicio real para el equilibrio de los sistema naturales", ya que se produjeron muertes de peces.

Según explica el fiscal, este escrito se presenta tras abrirse diligencias de investigación a raíz de la denuncia presentada por la Asociación para la Conservación Piscícola y de los Sistemas Acuáticos del Sur (Acpes). En el documento se indica que los denunciados vienen realizando desde hace varios años la captación de aguas del Río Grande dentro de su curso en Coín (Málaga).

La acusación apunta que se ha realizado esta actividad, también en 2009, "pretendiendo ampararse en una concesión de aprovechamiento de aguas públicas", inscrita en el Registro de Aguas de la Agencia Andaluza del Agua (AAA) de 2007, en la que se establecían las condiciones, entre ellas, la obligación de instalar un limitador del caudal y contador volumétrico.

Al tiempo, apunta el fiscal en su escrito, al que tuvo acceso Europa Press, la AAA concedía anualmente al colectivo autorización para la construcción de presa de piedras de derivación de agua a las acequias de la citada comunidad, aunque también se ponían condiciones como la de colocar y mantener compuertas, rejillas y accesorios que impidan el paso de los peces a los cursos de derivación.

"Ninguna de las condiciones expresadas se está cumpliendo", señala el escrito de denuncia, en el que se apunta que debido a esa actividad "se viene produciendo un perjuicio real para el equilibrio de los sistemas naturales en cuanto se ha producido una efectiva mortandad de peces entre mayo y junio de 2009", de una especie en concreto, además de que resultó afectado "gravemente" el hábitat natural de otras especies de mamíferos.

Los hechos fueron denunciados a la comisión permanente del Comité de Gestión de Sequía, la Agencia Andaluza del Agua y la Consejería de Medio Ambiente, "sin que por parte de ninguno de los citados organismos conste el inicio de expediente sancionador alguno". No obstante, indica que a raíz de las denuncias se realizó una inspección en julio de 2009 y se formuló boletín de denuncia sobre tres tomas de acequia.

Para el fiscal, los hechos podrían ser constitutivos de un delito contra los recursos naturales y el medio ambiente. En el escrito se insta al juzgado al que le corresponda la investigación a que encargue a distintos organismos informes sobre las actuaciones realizadas tras las denuncias presentadas y sobre los motivos para no iniciar expediente sancionador, además de que se identifiquen a los miembros de la comunidad de regantes.