22 de septiembre de 2019
  • Sábado, 21 de Septiembre
  • 29 de junio de 2008

    IU propone una serie de medidas para hacer frente a la crisis del sector ganadero, como reducciones fiscales en este año

    MÁLAGA, 29 Jun. (EUROPA PRESS) -

    IU ha presentado una proposición no de ley para que el Parlamento andaluz solicite al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino la adopción de una serie de medidas urgentes con las que hacer frente a la crisis del sector ganadero en Andalucía, una situación que en Málaga se traduce en que más de 2.000 pequeñas y medianas explotaciones estén "al borde del colapso económico". Entre las propuestas, se encuentran la exención de las cuotas a la Seguridad Social y reducciones fiscales en 2008, la realización de campañas de promoción para reactivar el consumo y la elaboración de un plan de reestructuración, que facilite el abandono de la actividad en condiciones dignas a aquellos trabajadores de edad avanzada.

    En Málaga, además, recordó el parlamentario andaluz de IU y coordinador en Málaga, José Antonio Castro, se encuentra la cabaña caprina de cabra malagueña, que posee una gran capacidad de producción, la cual se ve amenazada por la subida de los costes, los bajos precios percibidos por el ganadero, la aparición de nuevos brotes de lengua azul, etcétera.

    Por ello, Castro explicó a Europa Press que también se insta a la devolución de las primas pagadas por los ganaderos por la retirada de cadáveres de las explotaciones, así como la instauración de un sistema distinto al seguro para la gestión de los restos.

    Entre las medidas de la coalición, se encuentran que haya diferenciación en el etiquetado entre el producto nacional y el importado de terceros países y que se exija que el cordero de importación haya seguido el mismo métodos de producción que en España.

    Mencionó también la investigación por parte de la Comisión Nacional de la Competencia a las empresas compradoras de leche de cabra, que están encareciendo el producto final para el consumidor sin repercusión en el productor, y la elaboración de una nueva Ley de Contratos, que no permita que al ganadero se le pague por debajo de los costes de producción, teniendo que ser aprobado el precio de referencia por la industria, el Gobierno y los ganaderos.

    De igual modo, IU considera necesario incluir el ganado caprino situado en zonas afectadas por lengua azul en la ayuda de seis euros por animal, igual que se ha hecho con el ovino; elaborar una nueva Ley de Márgenes Comerciales, que evite los "abusos" de la gran distribución; incrementar el IVA compensatorio para actividades ganaderas; reducir los módulos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, acorde con la rentabilidad de las explotaciones, ya que hay una subida de los gastos, para aquellas ganaderías que se encuentren en el régimen de estimación directa del IRPF y, por último, que los ganaderos puedan acogerse a la moratoria europea que les permite identificar sus ovejas y cabras con un método alternativo.

    "DURA CRISIS".

    Castro hizo hincapié en que la ganadería andaluza sufre en los últimos tiempos "una dura crisis", sobre todo en los sectores ovino y caprino, la cual se ha visto agravada de "forma extraordinaria" por la subida de las materias primas que componen los piensos.

    "Mientras afrontan subidas de hasta un 40 por ciento en los piensos, reciben precios miserables por sus productos, sobre todo la carne y la leche, bajando sus rentas de forma considerable", según el parlamentario andaluz, que puso como ejemplo que en 2002 el ganadero percibía 77 euros por cordero, y, en la actualidad, 35 euros, un 40 por ciento menos.

    El representante de la federación de izquierdas apuntó que la situación se ve agravada por la presión que sufre el sector por parte de la Administración, "viendo amenazadas las ayudas de la PAC si no proceden a la implantación del sistema de identificación electrónica, cuando en Europa 25 de los 27 países, excepto Grecia y España, se han acogido a una moratorio de la legislación y ninguno ha aplicado el bolo rumial".

    A ello hay que añadir, según advirtió Castro, la aparición de un nuevo serotipo de lengua azul, que agrava la situación por "la tardanza de las vacunas, los retrasos y mala gestión de la retirada de cadáveres, las demoras en las analíticas, en los pagos de la indemnización por la muerte de animales enfermos, etcétera".

    "A su vez, encontramos que los consumidores están pagando precios alarmantemente excesivos por los productos en relación con lo que percibe el ganadero. El comportamiento de las actuales formas de distribución domina el funcionamiento del mercado y contribuye a que los precios sean injustos para los ganaderos y desorbitados para los consumidores", concluyó.