19 de noviembre de 2019
6 de mayo de 2019

Un juzgado militar archiva el caso de presuntos abusos sexuales denunciados por una soldado de Antequera

Un juzgado militar archiva el caso de presuntos abusos sexuales denunciados por una soldado de Antequera
GOOGLE MAPS - ARCHIVO

MÁLAGA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado Militar Territorial Segundo, con sede en Sevilla, ha cerrado las causas iniciadas a raíz de la denuncia presentada por una soldado del acuartelamiento de Bobadilla, en Antequera (Málaga), sobre presuntos abusos y acosos sexuales sufridos por parte de compañeros en septiembre y en diciembre de 2017. Así, se han emitido autos de archivo y se ha dictado una sentencia absolutoria.

La soldado hizo una primera denuncia el 12 de diciembre de 2017 por unos hechos sucedidos dos días antes, en la que señalaba que habría sido drogada cuando estaba en un bar con compañeros. Luego, la amplió, aludiendo a la presencia de varios hombres en la habitación y una presunta "violación grupal" y, además, en una de las declaraciones habló de otra agresión sexual sufrida en septiembre.

Así, en un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, se declara el sobreseimiento de la causa iniciada contra cuatro militares por los hechos de diciembre, al considerar que lo denunciado "no ha podido ser probados ni directa, ni siquiera indiciariamente", apuntando que "no existe ningún hecho que avale, no ya de manera directa, ni siquiera periférica o circunstancialmente los hechos denunciados".

Se señala que "sólo contamos con la declaración de la denunciante", ya que de los informes toxicológicos realizados a la militar se deduce que "no se ha podido apreciar ninguna sustancia que produzca los efectos descritos" por ella y en los informes de ADN "no se ha evidenciado la presencia de esperma" en la ropa analizada de la chica ni en su cuerpo hay signos de la agresión.

Asimismo, en dicha resolución, con fecha de noviembre pasado, se incide en que los testigos que declararon, todos compañeros de acuartelamiento, no escucharon nada la noche en la que supuestamente pasaron los hechos. Según 'ABC', que ha adelantado la resolución, la militar ha presentado recurso de casación contra el auto de sobreseimiento.

Para el tribunal territorial, la declaración de la denunciante "adolece de varios requisitos", como que no hay "una identidad esencial del núcleo de los hechos", sino que comienza diciendo que le habían drogado, lo que "deviene" en sus manifestaciones "en una presunta 'violación grupal'". Además, entiende que su versión "carece de coherencia externa, pues no está apoyada en ningún dato objetivo".

Por esto, el Tribunal, en consonancia con el fiscal, entiende que "nos encontramos ante algo más que una falta de corroboración de los indicios aportados por la denunciante, pues estos no encuentran ni siquiera un mínimo eco o reflejo, por débil que sea, ni en las numerosas pruebas periciales practicadas, que no respaldan en absoluto la versión incriminatoria, sino todo lo contrario; ni en las testificales, lo que se une a la falta de credibilidad y persistencia".

Asimismo, en lo que respecta a la sentencia absolutoria, que se refiere a la denuncia por un supuesto abuso sexual en septiembre de dicho año por parte de un compañero, el Tribunal le absuelve y señala que en el testimonio de la víctima aprecian contradicciones y "falta de coherencia de sus actos", añadiendo que no quedó acreditado que sufriera algún tipo de estrés postraumático o ansioso propio de una relación sexual no consentida.

Además, "nadie ha manifestado que observaran alguna actitud extraña o rara cuando la soldado y el encausado coincidían en la unidad", señala la sentencia, de febrero de este año, a la que ha tenido acceso Europa Press, llegando a la conclusión de que "las relaciones sexuales fueron plenamente consentidas" por la denunciante y que "no existe prueba de cargo alguna para determinar que el soldado cometiera el delito de abuso sexual".