4 de agosto de 2020
18 de febrero de 2009

Málaga.-El Ayuntamiento defiende la reversión del Benítez y pide revisar los acuerdos de la dictadura de Primo de Rivera

MÁLAGA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Málaga ya ha presentado el recurso ante el Tribunal Supremo para reivindicar que sean devueltos a la ciudad los terrenos del antiguo campamento Benítez. De igual modo, el alcalde, Francisco de la Torre, informó hoy de que se pedirá al Gobierno que revise los acuerdos adoptados no sólo durante la dictadura franquista, sino también en la de Primo de Rivera (1923-1930), en la que se acordó la compra de la finca y su cesión gratuita al Ramo de la Guerra, eliminando la cláusula de reversión una vez concluido el uso militar debido a "la presión de una dictadura militar".

Señaló que el equipo de gobierno del PP presentará una moción en este sentido en el próximo pleno, "en defensa de nuestros derechos históricos y jurídicos", que espera que cuente con el apoyo de PSOE e IU. Además, enviará una carta al Ejecutivo central, incidiendo en que, "al igual que se hace una reflexión sobre los acuerdos adoptados en la dictadura que nace en la Guerra Civil, también cabe una reflexión de este tipo sobre la de los años 20, que fueron igualmente de carencia de libertades".

El alcalde, que comunicó a los periodistas que el Ayuntamiento ha recurrido ante el Tribunal Supremo la decisión de la Audiencia Nacional de desestimar el recurso contencioso-administrativo que interpuso para que los terrenos del antiguo campamento Benítez fueran devueltos a la ciudad, hizo hincapié en la necesidad de que el Gobierno lleve a cabo "una relectura o una revisión" de "los acuerdos adoptados bajo la presión de la dictadura militar en los años 20 del pasado siglo", ya que esta situación "no debe torcer la voluntad que tuvo aquel Ayuntamiento, que quería defender el interés de la ciudad".

De la Torre compareció mostrando el libro de actas de los plenos municipales de 1924 y comentó que el Ayuntamiento acordó en julio de ese año la compra de la finca del Benítez y su cesión gratuita al Ramo de la Guerra --actual Ministerio de Defensa-- para la instalación de la Brigada de Reserva del Ejército de África a condición de que si el Estado dejaba de utilizarla para dichos fines u otros análogos, volvería al dominio de la Corporación municipal.

El Ramo de la Guerra tomó posesión de los terrenos en noviembre de 1924 y se levantó acta con el carácter de testimonio de aceptación. En mayo de 1925 se dio cuenta en el pleno de la comunicación del Ramo de la Guerra por la que se devolvía la escritura de cesión de la finca y se pedía su modificación "en el sentido de que la donación sea en pleno dominio y sin causa de reversión alguna".

El entonces alcalde-presidente propuso que se prescindiera de la condición al otorgarse la escritura, puesto que no tenía razón de ser, dadas las obras que se venían efectuando por el Ramo de la Guerra.

En opinión de De la Torre, "la no mención de la necesidad de reversión es porque se ve que están haciendo las obras, pero la voluntad del Ayuntamiento --subrayó-- es claramente que se había comprado para ese objetivo y con la condición de ese objetivo, no para que pudiera quedarse la finca el Gobierno sin dejar de tener esa utilización".

"El margen de libertad en aquella época de los ayuntamientos era escaso", manifestó el regidor del PP, quien recordó desde que en 1995 el Gobierno desafectó de uso militar al antiguo campamento Benítez, el Consistorio viene pidiéndole la devolución de su propiedad para la ciudad, una petición que fue hecha, incluso, desde el Parlamento andaluz.

Tras un primer fallo judicial de enero de 2004, el Ayuntamiento insistió al Gobierno para que, de conformidad con dicho pronunciamiento judicial, se abriera el procedimiento de revocación de la donación para su reversión.

La falta de instrucción del citado procedimiento por parte del Gobierno justificó al Ayuntamiento para entender que había sido aceptada la reversión por silencio administrativo positivo del Gobierno, ya que no había contestado la petición municipal.

Esta reclamación de aceptación de la reversión de la propiedad por silencio administrativo positivo se elevó por el Ayuntamiento en vía judicial, en la vía contencioso-administrativa, llegando al ámbito de la Audiencia Nacional. La utilización de este argumento se debió a que "los abogados del Ayuntamiento entendieron que, con los antecedentes que hay, la vía del silencio permitía ir más rápido", según De la Torre.

Sin embargo, la sentencia de la Sección Quinta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional establece que el silencio positivo no puede generar un acto por el que "se adquieren facultades o derechos cuando se carece de los requisitos esenciales para su adquisición, ya que en tales casos es nulo de pleno derecho".

Precisamente, aseveró que la sentencia de la Audiencia Nacional "mezcla el silencio positivo con el fondo de la cuestión", en el que "el Ayuntamiento no entró, por lo que hay una indefensión". De todos modos, expuso que si se aborda este último aspecto, "en la voluntad inicial la donación es modal --se imponía un destino concreto a los terrenos objetos de la donación--".

Por ello, el primer edil malagueño indicó que si el Tribunal Supremo también se pronunciase en contra del Ayuntamiento, éste recurriría al fondo de la cuestión.

MUSEO DEL TRANSPORTE

De la Torre dejó claro que estas acciones municipales en cuanto a la propiedad de los terrenos "en nada plantean retraso o puesta en cuestión de los proyectos planteados por el Ministerio de Fomento --el Museo del Transporte y un parque--", algo que ya transmitió al Gobierno central.

De todos modos, sigue defendiendo que este espacio sería más adecuado para otros proyectos, como el centro de la naturaleza y el mar que propuso. De hecho, existe una parcela próxima al antiguo acuartelamiento que el Ayuntamiento estudia adquirir y en la que se podrían ubicar estas instalaciones.