23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 7 de enero de 2009

    Málaga.- Conde-Pumpido presidirá el próximo día 13 la toma de posesión de Morales como nuevo fiscal jefe de Málaga

    MÁLAGA, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El fiscal Antonio Morales tomará el próximo día 13 posesión de su cargo como nuevo fiscal jefe de la Audiencia Provincial de Málaga en un acto que está previsto que presida el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y al que asistirán autoridades tanto judiciales como políticas y sociales, según informaron fuentes fiscales.

    El Consejo de Ministros aprobó el pasado 26 de diciembre, a propuesta del ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, el nombramiento de Morales como responsable de la Fiscalía malagueña, una vez que el fiscal general del Estado le propusiera para sustituir en el cargo a Manuel Villén, tras oír al Consejo Fiscal, que emitió a su favor seis votos.

    Al acto, que tendrá lugar en la Sala del Jurado de la Ciudad de la Justicia, han sido invitadas autoridades como la consejera de Justicia, Evangelina Naranjo; fiscales de Sala del Tribunal Supremo; el Fiscal Superior de Andalucía, Jesús María García Calderón, y los fiscales de las provincias andaluzas, así como el vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) por Andalucía, Manuel Torres Vela.

    Morales, nacido en Almería en 1941, accedió primero al Cuerpo de Fiscales Municipales y Comarcales e ingresó en 1973 en la carrera fiscal; fue nombrado en 1977 fiscal en Málaga, de donde cesó en 1982, para desempeñar el cargo de magistrado de Trabajo. También fue juez de Menores y, tras reingresar en la carrera fiscal, fue destinado de nuevo a Málaga en 1989, donde ha sido responsable de especialidades como Menores, Derecho Social y Siniestralidad Laboral.

    El hasta ahora teniente fiscal se propone potenciar "una Fiscalía más cercana al ciudadano, fundamentalmente a las víctimas o perjudicados de delitos con violencia o intimidación", casos en los que se pedirán "las penas más graves que permite la ley", al tiempo que pretende impulsar "la actividad investigadora" del ministerio público, especialmente en las secciones especializadas y en las fiscalías especiales.

    Así, aseguró que perseguirá "una aplicación rigurosa de la ley en todos los delitos que conlleven violencia o intimidación de las personas o en los que se utilicen armas o medios susceptibles de causar daños graves", al considerar que "no se pueden permitir esas conductas tan violentas".

    "En estos delitos, vamos a actuar con todo rigor y vamos a pedir las penas más graves que permite la ley", aseguró el también portavoz de la Fiscalía malagueña, quien añadió que se potenciará, además, "una política abierta y transparente hacia los medios de comunicación social".

    Asimismo, favorecerá la actividad investigadora del fiscal, "especialmente en las materias propias de las fiscalías especiales y de las secciones especializadas". En este punto, se confesó defensor de que la instrucción pase a manos de la Fiscalía, "pero con un juez de garantía", al entender que eso "agilizaría mucho más los trámites y el juicio oral ganaría en contenido".

    Entre las líneas de actuación previstas, destaca también prestar una especial dedicación a la ejecución de sentencias, "creando una estructura eficiente y activa", así como aumentar las visitas a los centros penitenciarios y de internamiento e incrementar la relación con la Inspección de Trabajo y la coordinación con las instituciones y colectivos relacionados con la violencia sobre la mujer.