25 de enero de 2021
16 de diciembre de 2008

Málaga.-Tribunales.-AMPL.-Morales, propuesto fiscal jefe, potenciará la atención a las víctimas y la labor investigadora

MÁLAGA, 16 Dic. (EUROPA PRESS) -

El teniente fiscal Antonio Morales, propuesto hoy para el cargo de fiscal jefe de la Audiencia de Málaga, potenciará "una Fiscalía más cercana al ciudadano, fundamentalmente, a las víctimas o perjudicados de delitos con violencia o intimidación", casos en los que se pedirán "las penas más graves que permite la ley", al tiempo que impulsará "la actividad investigadora" del ministerio público, especialmente en las secciones especializadas y en las fiscalías especiales.

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, propuso hoy a Morales como fiscal jefe de Málaga en sustitución de Manuel Villén, tras oír al Consejo Fiscal, reunido hoy, que emitió a favor de éste seis votos de 12, según informaron a Europa Press fuentes fiscales, mientras que el fiscal Anticorrupción Juan Carlos López Caballero tuvo cinco votos. Ahora, esta propuesta será llevada al Consejo de Ministros para su aprobación, tras lo que se publicará en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y se producirá la toma de posesión.

Morales, nacido en Almería en 1941, accedió primero al Cuerpo de Fiscales Municipales y Comarcales e ingresó en 1973 en la carrera fiscal, nombrado en 1977 fiscal en Málaga, de donde cesó en 1982, para desempeñar el cargo de magistrado de Trabajo. También fue juez de Menores y, tras reingresar en la carrera fiscal, fue destinado de nuevo a Málaga en 1989, donde ha sido responsable de especialidades como Menores, Derecho Social y Siniestralidad Laboral.

Tras conocer su designación, el que ha sido teniente fiscal desde 1997 aseguró a los periodistas que perseguirá "una aplicación rigurosa de la ley en todos los delitos que conlleven violencia o intimidación de las personas o en los que se utilicen armas o medios susceptibles de causar daños graves", al considerar que "no se pueden permitir esas conductas tan violentas y se deben perseguir".

"En estos delitos, vamos a actuar con todo rigor y vamos a pedir las penas más graves que permite la ley", aseguró el también portavoz de la Fiscalía malagueña, quien añadió que, además, "se va a prestar una atención especial a todas las víctimas en su apoyo psicosocial y también informándoles de los derechos que les asisten".

Asimismo, se potenciará "una política abierta y transparente hacia los medios de comunicación social", tal y como se incluye en las líneas de actuación o programa de declaración de intenciones, en el que se apunta también que se consolidará y se profundizará en las relaciones con instituciones, organismos, asociaciones y colectivos de ciudadanos".

Propone, además, favorecer la actividad investigadora del fiscal, "especialmente en las materias propias de las fiscalías especiales y de las secciones especializadas". En este punto, señaló que "para hacer camino en el camino" hacia conseguir que los fiscales se encarguen de la instrucción de los casos, "hay que potenciar esa investigación".

Morales, que fue presidente nacional de la Unión Progresista de Fiscales de 2001 a 2003, se confesó defensor de que la instrucción pase a manos de la Fiscalía, "pero con un juez de garantía", al entender que eso "agilizaría mucho más los trámites y el juicio oral ganaría en contenido porque sería allí donde se tendría que practicar la prueba y llevar al convencimiento del Tribunal en un sentido o en otro".

Entre sus líneas de actuación, destaca también prestar una especial dedicación a la ejecución de sentencias, "creando una estructura eficiente y activa", así como aumentar las visitas a los centros penitenciarios y de internamiento e incrementar la relación con la Inspección de Trabajo y la coordinación con las instituciones y colectivos relacionados con la violencia sobre la mujer.

A este puesto de fiscal jefe se presentaron, además de Morales, el delegado Anticorrupción en Málaga, Juan Carlos López Caballero; el fiscal de Medio Ambiente, Juan Calvo Rubio, y el fiscal encargado de Seguridad Vial, Javier de Torres. El puesto de teniente fiscal que deja vacante Morales, que también es presidente del Ateneo y de Cruz Roja, será ocupado por el fiscal de Málaga que lo pida y tenga mayor antigüedad.