2 de diciembre de 2020
12 de enero de 2020

El músico malagueño Ayllón pone en valor las cicatrices en su nuevo álbum 'Kintsukuroi'

El músico malagueño Ayllón pone en valor las cicatrices en su nuevo álbum 'Kintsukuroi'
El músico malagueño Ayllón. - THE BORDER LINE MUSIC

MÁLAGA, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

El músico malagueño Ayllón presenta su segundo trabajo discográfico "Kintsukuroi", en el que pone de manifiesto el valor de las cicatrices. Tras un periodo de silencio compositivo después de haber publicado 'Cosmogonías' en 2012, el artista muestra ahora un disco más sobrio e íntimo que trata los temas de la pérdida, el empezar de cero y sobre todo la ruptura y reparación.

'Kintsukuroi', producido y grabado por Pachi García en los estudios Alis Records de Baeza, cuenta con las colaboraciones de Mäbu y de María Villalón, según ha explicado a Europa Press el artista, que ha avanzado que el 'single' saldrá el 17 de enero y el disco completo el día 31 del mismo mes.

Lo componen diez temas que mantienen la manera de escribir de Ayllón y la línea pop, pero que exploran los matices de la electrónica. Las múltiples influencias, que van desde el indie rock nacional actual al pop internacional y la música de la década de los 80, unido a su experiencia como cantante en la banda de rock alternativo Glaciar, han hecho posible que 'Kintsukuroi' tenga un concepto musical diferente al anterior trabajo de Ayllón.

"Kintsukuroi es la filosofía japonesa de reparar objetos con oro, porque ellos piensan que tiene más valor lo reparado que lo nuevo porque ya ha vivido y además tiene una segunda vida", ha explicado Ayllón a Europa Press.

El artista ha precisado además que el disco "tiene ese concepto porque es un homenaje a Javi del bar La Botica que estuvo en Málaga de 2010 a 2012, abierto detrás de la Catedral, y La Botica fue un poco la casa de todos los músicos y poetas que estábamos buscando un lugar y nunca lo llegábamos a encontrar".

Así, la mayoría de las canciones del disco fueron compuestas en ese mismo periodo, entre 2010 y 2012, a excepción de la última, que es 'Kintsukuroi', pues Ayllón "quería que le diese sentido al disco". "Las canciones son más oscuritas, tratan sobre todo el tema de la pérdida, el Carpe Diem, entonces yo quería darle un sentido luminoso al disco con el tema de la reparación", ha incidido.

El trabajo también tuvo parte de su origen en el concurso 'Música + Málaga', organizado por la Diputación provincial, en el que se conocieron él y María Villalón. Desde entonces mantienen una amistad y cuando Ayllón le ofreció colaborar ella no se lo pensó, ha recordado.

Asimismo, Ayllón ha señalado que el concepto del nuevo trabajo es básicamente el mismo que del anterior. "Yo solo sé hacer POP, las canciones que me salen son muy parecidas, así que es verdad que yo tengo una manera de escribir un tanto rara, me gusta escribir sobre cosas que la gente no suele escribir, como la claustrofobia, la sinestesia, el Kintsukuroi, etcétera", ha puntualizado.

"El paso adelante ha sido ponerme un poco en manos de Pachi García, que es el productor del disco, y proponerle que le dé giros a mis canciones", ha apuntado, a lo que ha añadido que también ha influido su experiencia en Glaciar, por lo que el resultado ha sido una mezcla entre el pop y la electrónica.

"Para mí fue rara la primera vez, porque yo tengo la sensación de estar más arropado con la banda; sobre todo con una batería natural me ayudaba bastante a hacer mis canciones y eso, pero a pesar de ser raro creo que era un paso que era importante que diese", ha continuado, al tiempo que ha precisado que ha preferido "prescindir de cosas que también me gustan pero para tener más libertad".

Además, ha recordado que a "Javi le gustaba mucho el tema de los 80, casi siempre hacía fiestas temáticas de los 80 y cuando me planteé el tema de electrónica evidentemente fui a donde yo había bebido, que eran los grupos españoles de los 80, los grupos internacionales y tiré un poco por ahí, más Mothertalking, incluso hay giros que me recuerdan a Mecano", ha señalado.