22 de agosto de 2019
  • Miércoles, 21 de Agosto
  • 18 de julio de 2009

    La pérdida de jornales en el campo está motivada por la crisis de precios de productos agrícolas, según Asaja

    MÁLAGA, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El secretario general de la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Málaga, Carlos Blázquez, afirmó hoy que la pérdida de jornales en el campo malagueño se debe a la crisis de precios de los productos agrícolas en el mercado, "y no por la situación de crisis global".

    Blázquez se refirió a este asunto en relación a unas declaraciones del secretario general de la Federación Agroalimentaria de UGT Málaga, Antonio Guerrero, en las que explicaba que la situación económica actual producía que los empresarios del sector invirtiesen menos y que esto, a su vez, disminuyese los jornales en el campo malagueño.

    UGT advertía esta semana de que en los seis primeros meses de 2009 se había producido un descenso de 150.000 jornales en los campos de la provincia en comparación con el mismo periodo de 2008, por lo que pedía un fondo extraordinario de siete millones de euros para el Plan de Fomento del Empleo Agrario; que se eliminase el requisito mínimo de 35 jornales trabajados para acceder al subsidio agrario, y la incorporación de estos empleados en el Régimen General.

    "Los empresarios y agricultores tenemos la producción que tenemos y en función de eso hay una mano de obra u otra, por lo que no modificamos nuestra inversión", indicó Blázquez en declaraciones a Europa Press, al tiempo que precisó que "en todo caso, lo que si puede producir una disminución del trabajo en el campo es el hecho de que al agricultor le cueste más dinero recoger el fruto que el que después recupera al venderlo".

    En este sentido, sí entendió la petición de UGT, "porque somos conscientes de que hace falta dinero y que es el momento de pedir, pero no justificándolo en que ha bajado el empleo agrario por la crisis global".

    CRISIS DE ANTES

    Para el responsable de Asaja Málaga, la crisis que afecta al campo "viene de antes y está motivada por la globalización del mercado y por la actitud de la Unión Europea (UE), que no está haciendo frente a nuestros requerimientos, sino a la filosofía de cuanto más barato mejor", lo que se traduce, según explicó, en dar preferencia a los productos de terceros países en decremento de la producción propia. "Esta situación hunde nuestros precios", subrayó.

    "Se quedan frutos sin recoger y eso sí que reduce los jornales", lamentó Blázquez, que insistió en la idea de que con los precios de mercado actuales, "es mejor no recoger el fruto ni venderlo, porque no hay beneficio".

    En cuanto a la eliminación del requisito de haber trabajado un mínimo de 35 jornales para poder acceder a las prestaciones del subsidio agrario, Blázquez sostuvo que los empresarios del campo son ajenos a esta circunstancia, aunque mostró su comprensión con ambas partes --trabajadores y Gobierno central--, y señaló que la tendencia de la Administración es aumentar este mínimo hasta 50 peonadas en aquellos trabajadores con menos de 25 años.

    RÉGIMEN GENERAL

    Otra de las peticiones que realizaba UGT y que inciden en la actividad en el campo es la incorporación de los trabajadores de este ámbito al Régimen General, una promesa electoral del PSOE que, según el sindicato, debería haberse cumplido el 1 de enero de 2009. El resultado de implantar esta iniciativa sería que los empleados del campo cotizarían en relación a lo que ganan y no basándose en los 800 euros que establece la Administración.

    "No me parece mal esta petición, siempre que no suponga un incremento del gasto para el empresario, porque entonces sí que se perjudicaría el empleo agrario y habría más pérdida de jornales", indicó el secretario general de Asaja Málaga que, aún así, vio positivo que estos trabajadores puedan contar con otro tipo de prestaciones a la hora de jubilarse en el caso de que esta iniciativa finalmente saliese adelante.