24 de abril de 2019
18 de septiembre de 2010

Piden ocho años para dos personas acusadas de comprar alimentos y una consola con dinero falso

MÁLAGA, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Málaga ha solicitado en total ocho años de prisión para dos personas, un hombre y una mujer, acusados de comprar con euros falsos en diferentes establecimientos comerciales determinados productos, como alimentos y una consola; mercancías que pagaban con billetes superiores al coste para obtener dinero de curso legal o que intentaban devolver para, asimismo, tener moneda auténtica.

Según las conclusiones provisionales del fiscal, a las que tuvo acceso Europa Press, los acusados, junto a otras dos personas no identificadas, se pusieron de acuerdo para comprar en distintos centros comerciales de la provincia con dinero falso, "siendo conocedores de la falsedad de los mismos".

Así, la acusación pública considera, según su escrito inicial, que adquirían la mercancía "ya para sí, ya para posteriormente devolverla en el mismo establecimiento interesando el reintegro de la cantidad pagada y obteniendo de este modo billetes de curso legal". Según el documento, las compras las hicieron en diciembre de 2008.

El ministerio fiscal señala que en uno de los establecimientos de Rincón de la Victoria (Málaga) adquirieron varios efectos y parte de ellos fueron posteriormente recuperados en el interior del vehículo propiedad del acusado. Posteriormente, compraron una taza en otro centro comercial de la localidad malagueña de Vélez-Málaga.

La acusación sostiene que pagaron tres euros por ese objeto, aunque dieron un billete de 50 euros, por lo que obtuvieron la vuelta del pago en moneda de curso legal. Lo mismo hicieron cuando supuestamente fueron a un supermercado para adquirir naranjas y un bocadillo. Por último, fueron a otro establecimiento para comprar una consola y sus accesorios, objetos valorados en 200 euros.

Pasadas unas horas, continúa el escrito, los acusados trataron de devolver estos efectos, pero no lograron el reintegro del dinero al advertir el encargado que el dinero entregado "era falso". Para el fiscal, se trata de un delito de tenencia de moneda falsa, por el que pide cuatro años de cárcel y multa de 3.000 euros para cada uno.

Además, les acusa de una falta continuada de estafa, por la que solicita dos meses de multa a 10 euros por día, lo que suponen 600 euros. El juicio está previsto que se celebre en la Sección Novena de la Audiencia de Málaga el próximo miércoles 22 de septiembre.